Breaking News



Cambie Su Actitud Para Ganar Altitud

Donald-Trump

Cuando digo altitud no me refiero a la de mi avión, sino a algo que tiene que ver con la actitud. A mí me gusta volar porque me lleva a donde quiero de forma rápida. De la misma manera, si tiene la actitud adecuada podrá ir velozmente a donde desee.

Pregúntese, ¿cuál es la altitud de mi actitud?

Yo le recomiendo que tenga miras altas porque ello le dará confianza y entusiasmo.


Yo soy un tipo optimista. Hace mucho tiempo que aprendí que mi productividad era mucho mayor si, sencillamente, aprendía a dejar atrás la negatividad, en cualquier forma que ésta pudiese aparecer. Mi compromiso con la excelencia es total; tan total que contrarresta instantáneamente cualquier tipo de negatividad. Antes tenía que hacer un esfuerzo mental para conseguirlo. En estos momentos puedo decir que la elimino en cuestión de segundos. Como ya he dicho antes, no me gustan los gérmenes… y la negatividad es una forma de gérmenes.


La negatividad se puede definir también como una suerte de miedo. Y el miedo puede ser muy paralizante. En los campos de golf he visto a más de un jugador que, pese a ser muy bueno en los golpes largos, es incapaz de meter el putt (golpe corto) y llevarse el trofeo.


Hace poco jugué contra uno de esos golfistas. Hizo un tiro buenísimo de 235 yardas y se hallaba a dos metros del trofeo. Entonces me miró y me dijo: “Ahora empieza lo peor”.


Mi consejo es siempre el mismo: empiece a pensar positivamente o lo único que hará es sabotearse a sí mismo.


Frecuentemente la negatividad es producto de una baja autoestima. Si ese es su caso, tiene que trabajar sobre sí mismo. Quizá haya recibido muchos golpes en la vida. Yo he aprendido a utilizarlos, porque lo cierto es que me caen muchos. Pero los veo como lo que son: golpes. Podrán golpear la puerta, pero si no abres, no hay quien entre. He llegado a un punto en el que veo esos golpes como oportunidades…


Una manera de hacer desaparecer las actitudes negativas es pensar en lo afortunados que somos y cuánto nos queda por hacer y conseguir. En cualquier momento, cualquier día, uno puede mejorarse y mejorar su situación. Pueden suceder tantas cosas sorprendentes, pero debe  –y quiero subrayar la palabra debe-  abrirse a ellas. ¿Cómo puede echarse a volar si no despliega las alas?


La verdad es que no tengo tiempo para transmitir este mensaje tanto como quisiera pero siempre que puedo recomiendo el libro El Poder Del Pensamiento Positivo de Norman Vincent Peale, uno de los libros favoritos de mi padre y mío también. Algunas personas pueden pensar que se trata de un concepto anticuado, pero lo que escribió Peale es más que actual y lo será siempre. Su credo es que la confianza debe vencer al miedo. La confianza puede superar la parálisis que conlleva el temor.


Recuerdo una ocasión en la que tuve que hacer una difícil elección; era la época en la que debía miles de millones de dólares. Tenía que escoger entre dos caminos de acción: uno defensivo y temeroso y otro arriesgado que requería mucha confianza. Analicé detenidamente la situación y me di cuenta de que lo que me estaba causando el malestar era el temor e inmediátamente lo reemplacé por una fe ciega, sencillamente porque no tenía, en realidad, otra alternativa. Desde entonces me he propuesto mantenerme siempre en estado mental positivo, con un alto nivel de disciplina.


En aquellos días no había mucho más que yo pudiese hacer. No sabía qué me depararía el futuro, pero estaba decidido a moverme hacia adelante, aunque las cosas no fuesen fáciles. Al cabo de poco tiempo, la situación se volvió enteramente positiva. Aprendí mucho de esa experiencia y ahora puedo decir que tengo una mayor comprensión de lo que es la valentía. Si no me hubiese enfrentado a mi propio miedo, no lo hubiese sabido nunca.


Para mí ser duro es tener valor. La gente que persiste tiene valor porque, a menudo lo más fácil es renunciar. Algunas de las personas más valientes que conozco son niños con discapacidades… es  espeluznante por lo que tienen que pasar esos chicos, pero lo increíble es el entusiasmo que le ponen al presente, a la vida.


Usted también tiene un presente que vivir. Cuando esté bajo de moral, intente ver las cosas de otra manera. Un nuevo día es equivalente a una nueva oportunidad. Parece obvio, pero es importante darse cuenta que, en muchas ocasiones, tenemos que trabajar una cosa por día…


Quizá haya llegado usted a ese momento en el que piensa que no puede soportar un nuevo día. Si ese es su caso, piense que no ve las cosas con claridad. Está perdiendo la perspectiva de la situación. Es como si saliese a la carretera sin el suficiente combustible. No se puede empezar el viaje sin gasolina. Aliméntese con pensamientos positivos y nada le detendrá.


¿Nunca se ha preguntado qué es lo que mueve a ciertas personas? Yo Sí. Abraham Lincoln se encontró toda una procesión de obstáculos en su vida, pero siguío siempre fiel a su camino. Nada le detuvo. En mi opinión era un hombre de fe porque no fueron muchos los que le apoyaron. Se trata de un excelente ejemplo de alguien que no renuncia nunca.


En el otro extremo está la persona que se encuentra con obstáculos a cada paso, pero con una mala actitud. En una ocasión conocí a un tipo que era especialmente proclive a tener accidentes. Si había alguna posible amenaza en el entorno, en él se hacía realidad. Si había un agujero en el suelo, caía en él…


La altitud de los perdedores es tan baja que parece que caminan todo el día embutidos en una escafandra. Se hayan bajo el nivel del mar… Yo he conocido a muchos perdedores natos y se les podría perfectamente atribuir las siguientes refexiones:


¿Cómo puedo estropear las cosas de la peor manera posible?


¿Cómo puedo demostrar al mundo que la teoría del perdedor congénita es verdadera?


¿Cómo puedo cambiar las leyes de la probabilidad para que todo lo malo me pase a mí?


¿Cómo puedo llegar a conducir mi vida a cero kilómetros por hora?


¿Cómo puedo bajarme la moral y permanecer en ese estado el mayor tiempo posible?


Estas personas necesitan un nuevo acelerador para sus vidas.


Muévase hacia adelante. Apunte alto. Despegue de una vez. No espere a que alguien acuda en su ayuda para empujar su avión. Eso nunca sucederá.


Cambie su actitud para ganar altitud. Créame, le encantará estar aquí arriba.



Donald Trump

4 comentarios:

  1. ese trump pertencece a la elite, asi que no deberian ponerlo como ejemplo

    ResponderEliminar
  2. Independientemente de que sea o no santo de nuestra devoción, sin duda es una persona que es ejemplo de una férrea actitud mental positiva (AMP), que lo ha catapultado al éxito masivo, razón por la cuál incluimos aquí su filosofía.

    ResponderEliminar
  3. esta bien pero solo quiero exponer algo, si el no hubiese tenido apoyo de la elite el no tendria nada ya que su fortuna se basa no tanto en el pensamiento positivo, sino en lo que ellos le an dado

    ResponderEliminar
  4. Aquí lo que importa es tener la mente positiva, siempre mirando ser triunfador.

    ResponderEliminar