Breaking News



El Milagro que Cambiará tu Vida

Mantenerse Positivo cuando estamos rodeados, sumergidos incluso, en lo que otros podrían llamar “negatividad” es lo más fácil de lo que crees. El secreto consiste en poner fin a los juicios de valor, en “no juzgar por las apariencias”.
Cuando pones fin a los juicios de valor, pones fin a toda una manera de vivir. Esto no es cosa de poco. Es un cambio de actitud y de conducta que cambia la vida. Es un milagro.
Pero ¿cómo se hace este milagro? He aquí la pregunta cuya respuesta buscan todos. Pues bien, te ruego que prestes mucha atención a lo que voy a decirte ahora: la manera de salir de los juicios de valor es entrar en la gratitud.
Este corolario es tan importante que deberías pegarlo por toda tu casa y en todo tu mundo. En el espejo del baño. En la puerta del refrigerador. En el retrovisor de tu coche. Encima de la pantalla de tu ordenador. Hasta podrías tatuártelo en la muñeca izquierda, o al menos llevarlo grabado en una pulsera:
La manera de salir de los juicios de valor es entrar en la gratitud.
Esto significa mantener el agradecimiento ante todos los resultados. Ante todos ellos. Esto significa decir “gracias, Dios mío” hasta por las cosas que estás seguro de no haber elegido conscientemente y que tienes muy claro que no quieres.
Alguien dijo una vez:  ”La felicidad no consiste en obtener lo que se quiere; consiste en amar lo que tienes”. Ese alguien dijo una verdad muy profunda.
La gratitud es el remedio milagroso que cura todos los momentos de infelicidad. Es la manera más rápida de disolver la ansiedad, de sanar la desilusión, de cambiar la negatividad por positividad. Es el camino más corto para salir de un callejón sin salida y volver al Camino. Es la energía que conecta con Dios.
Pruébala alguna vez.
La próxima vez que te encuentres con cualquier resultado, consecuencia o vivencia no deseados, limítate a detenerte. Detente allí mismo, en medio de lo que esté pasando. Simplemente…
…detente.
Cierrra los ojos por un breve instante y di para tus adentros: “Gracias, Dios mío”.
Respira hondo y vuelve a decirlo.
“Gracias por este don y por el tesoro que encierra para mí.”
Ten la seguridad de que sí encierra un tesoro, aunque no lo veas ahora mismo. La vida te lo demostrará si le das la oportunidad.
Cuando la gratitud sustituye a los juicios de valor, tu cuerpo se llena de paz, la delicadeza acoge tu alma, tu mente se carga de sabiduría. Deja que la gratitud sustituya a los juicios de valor, y toda tu experiencia de la vida irá a mejor en cinco segundos.
En cinco segundos.
Esto es así porque la actitud lo es todo. La actitud te corrige el rumbo de la vida cuando te has desviado del Camino. La actitud es como el mapa de la vida. Es como el GPS del cerebro.
Una actitud negativa te hará tomar el camino que conduce a la infelicidad. Es inevitable. Sucederá con toda seguridad, y sea cual sea el problema. Una actitud positiva te hará volver al camino de la paz interior y la felicidad. Esto también es inevitable. Sucederá con toda seguridad, y sea cual sea el problema.
Pero ¿cómo pasar a la gratitud cuando las circunstancias o las condiciones que se presentan son absolutamente desgraciadas, desoladoras o incluso amenazan la propia vida?
Sabiendo que todo momento de la vida es una oportunidad sin igual para que declares, expreses y vivas interiormente la Divinidad que tienes dentro.

Neale Donald Walsch

No hay comentarios