Breaking News



El Autoamor y el Ejercicio del Espejo

Autoamor-Ejercicio-del-Espejo

Cada uno de nosotros es el punto de referencia y la fuente de todo lo que hay en nuestras vidas. El modo en que nos vemos a nosotros mismos y, lo que es más importante, lo que sentimos por nosotros mismos, determina el modo en que experimentamos la vida. Dicho de manera más sucinta, siempre tenemos una relación con nosotros mismos, con independencia de qué o quien esté presente.

Nada ni nadie está realmente separado de nosotros. Nuestra creencia en la separación es una distorsión de la percepción, una proyección de nuestra falta de disposición a amarnos tal como somos.

¿Qué quiere decir esto en términos prácticos? Cuanto más dispuesto estés a sentir amor por ti mismo tal como eres, más pronto generarás las circunstancias que reflejen tu autoamor.

¿Y Cómo sientes más amor por ti mismo?

El modo más simple y eficaz de aumentar el amor por ti mismo es haciendo El Ejercicio del Espejo.

Erguido o sentado delante de un espejo; mírate detenidamente. Continúa mirándote hasta que sientas un profundo amor por ti mismo.

Cuando te miras en un espejo, rápidamente llegas a saber qué es lo que realmente sientes por ti mismo. Sean cuales sean las razones que tienes para no aceptarte tal como eres, inmediatamente tu atención se centra en ellas. La calvicie incipiente, los kilos de más, las arrugas, el destello airado de los ojos, la mirada de miedo o tristeza; éstas son sólo algunas de las infinitas razones que tenemos para no amarnos tal como somos.

Mientras continúas mirándote en el espejo, deja que los sentimientos que se hayan detrás de las razones salgan a la superficie. Al mismo tiempo, permite que tu corazón se abra y sienta amor por esos sentimientos. Deja que el amor se expanda hasta que sientas amor por ti mismo. Mírate a los ojos y di:

“Me amo y me acepto profunda y completamente”

 Repite una y otra vez esta afirmación de manera amable y amorosa.

Al principio las razones para no sentir amor por ti mismo predominarán y distraerán tu atención de los sentimientos. Sigue volviéndote a centrarte en tus sentimientos y en sentir amor por ti mismo. Considera que basta que experimentes una pequeña cantidad de autoamor para considerarlo un gran logro. Poco a poco y con persistencia, tu disposición a sentir más amor por ti mismo aumenta. Y antes de que te des cuenta de ello, estarás sintiendo mucho amor por ti mismo.

Una vez que hayas probado la sensación de experimentar amor por ti mismo, tu vida nunca volverá a ser como era, pues te conectarás con quien eres realmente. También te conectarás con un indicio de lo poderoso que eres realmente.

No hay límite para el amor que podamos sentir por nosotros mismos y tampoco lo hay para el poder pleno de nuestro ser. Sin embargo, existe una barrera perceptiva: nuestras razones personales para no inspirar cariño. Estas razones disminuyen seguramente en importancia cuando persistimos en reconectar la energía que les atribuimos con el profundo amor que sentimos por nosotros mismos.

Es importante recordar que debajo de las razones que tenemos para no amarnos a nosotros mismos reside nuestro yo verdadero, nuestra esencia, que es amor puro. Esta esencia nos ama profundamente en todo momento y sabe que todas las razones que tenemos para no amarnos a nosotros mismos son sólo excusas triviales para aferrarnos a un modo de vida que nos han inculcado y a una lealtad equivocada hacia aquellos que nos lo inculcaron.

El hecho de ser quienes somos realmente constituye una fuerza poderosa que no se negará. Sólo se requiere un poco de disposición para conectar con esa fuerza. Establecemos la conexión sintiendo libremente con nuestros corazones abiertos.

La autorización que nos damos para establecer esta conexión no es más que un reflejo de nuestro amor por nosotros mismos. Cada vez que nos miramos en el espejo, estamos dándonos autorización para reforzar esta conexión.

Recuerda que toda la vida es verdaderamente una experiencia contigo mismo. ¿Te amas? ¿Confías en ti? Cuando la respuesta es sí a ambas interrogantes, apreciarás verdaderamente lo poderoso y magnífico que eres.


Arnold M. Patent

No hay comentarios