Breaking News



Guía para una Mente que Atrae Prosperidad


Cada día afirma y declara en tu mente, que Dios es Tu verdadera fuente y suministro.

Vive, piensa y actúa en formas que digan que ya eres próspero.

No permitas que te influencien los que están a tu alrededor y que sólo hablan de lo mal y negativo que están sus cosas.

Comparte sólo con los que tienen actitudes positivas sobre la prosperidad y el dinero.

Ser espiritual es tener dinero. Afirma que un Dios de amor te Provee. Recuérdate constantemente de esto si tienes todavía la idea de que el tener dinero es malo y condenable o pecaminoso.

Frecuenta sitios donde haya prosperidad como tiendas caras, museos, residencias de lujo o actividades diversas que reflejen prosperidad.

Recoge y aliméntate de esas vibraciones. Deja que tu mente se permée con vibraciones de prosperidad.

Ve a las mejores tiendas, pruébate ropa cara, aun si no tienes dinero para pagarla en ese momento. Siente la vibración psíquica de tener ropa buena.

No aceptes pensamientos negativos en ti o en tu mente, ni digas que estas mal, recházalos inmediátamente y en vez de eso afirma, QUE ERES PROSPERO YA, Y QUE DIOS TU FUENTE, TE ESTA SUPLIENDO TUS NECESIDADES.

Cuando ores, no pidas dinero. Más bien haz tu oración con una afirmación de que tu mente Dios sabe que tienes una necesidad y que Dios esta trabajando en tu proceso de PROSPERIDAD.

Dios ayuda a aquellos que se ayudan a si mismos, es una afirmación muy cierta.

Mantente activo. No te sientas en tu hogar a esperar que las cosas lleguen a tu casa como por arte de magia, así no es como funciona el universo, puede ser que algo te esté esperando a la vuelta de la esquina o al salir de tu puerta. Manteniéndote activo, estás en la posición de que aparezca una buena oportunidad o proyecto para ti cumpliéndose el decreto de que cuando tu pides o quieres algo y está en orden divino, el universo se pone a trabajar para concedértelo.

Medita diariamente. Ve a lo profundo de tu mente, al centro de la misma donde está la presencia y existencia de Dios. De esta forma mantendrás un canal interno mental de intuición e inspiración abierto, guiándote para reclamar la prosperidad que ya es tuya a través de la fuente.

Programa tu mente cada día con pensamientos y afirmaciones de prosperidad. Construye una fuerte programación de prosperidad en tu subconsciente. Cuando estés manejando tus cuentas, mantén una actitud mental de que Dios está trabajando a través de ti y se hará cargo del pago.

Mantén todos los canales de tu mente abiertos a como la prosperidad te llegará. Si necesitas algo, no necesariamente llegara a ti a través del dinero, pero si de otras formas como intercambios o regalos.

Y recuerda estos sabios consejos:

El optimista siempre cree que todo puede ser posible. Cree en los milagros, en la transformación de los seres y de las circunstancias. El optimismo es práctico, porque siempre termina en una acción positiva. Lo importante es comenzar, tratar, atreverse y hacer esfuerzo, ya que nada se logra con un espíritu pesimista. El pesimista ya ha concluido que ya no hay mucho que hacer para cambiar la situación. Nunca olvido a Hellen Keller, después de una enfermedad, ella quedó sorda y ciega. Una enfermera y su propia visión de la vida la llevaron a luchar y entender; que nada se logra con un espíritu pesimista.

La ley de promedios te indica que de cuatro intentos uno resultará. Así es que para llegar al éxito hay que pasar por los fracasos. Pero cada fracaso lleva consigo la semilla de un beneficio equivalente o mayor como diría Napoleón Hill; de manera que en realidad no existen los fracasos, sólo experiencias que se pueden convertir en grandes logros.


Fuente: Internet

No hay comentarios