Breaking News



La Clave para Atraer Todo: ¡La Apreciación Propia!



El tema del aprecio hacia uno mismo está literalmente en el centro de todo lo que experimenta el mundo que ustedes conocen.

La Ley de Atracción significa que eres aquello que sientes, aquello que irradias, aquello que estás pensando, aquello que estás vibrando, aquello que estás siendo, aquello que eres es tu punto de atracción.

Como piensas y sientes, atraes. Eres el que atrae tu experiencia, nadie más en todo el universo tiene que ver con lo que viene a ti. Y entonces no hay un tema o comprensión más importante para ti como individuo, que entender como sentirte bien respecto a ti mismo, porque la manera en que te sientes respecto a ti, es tu mismísima base de atracción.

Si quieres llegar a apreciarte totalmente, te animaríamos a escribir en tu libro de aspectos positivos, el cual no es nada más que un cuaderno llamado “aspectos positivos”.

Escribe páginas, páginas y páginas de aspectos positivos que ves en ti. Y si no ves ninguno hoy, entonces escribe: “Deseo ver algunos aspectos positivos respecto a mi”.

Te animaríamos a buscar tu valor donde sea que puedas encontrarlo.

Busca razones para adorarte.

Lo que ocurrirá es que cada vez que tengas un pensamiento que está en armonía con aquello que tu SER INTERIOR sabe, te sentirás bien.

Y cada vez que pienses un pensamiento que no esté en armonía con tu SER INTERIOR, te sentirás mal.

Al prestar atención a la manera en que te sientes, comenzarás a darte cuenta que estás experimentando pensamientos que te elogian, te sientes bien y cuando tienes pensamientos que te disminuyen, te sientes mal.

Cuando piensas en términos de: “Yo puedo, yo puedo, yo puedo”, te sentirás bien.

Cuando piensas en términos de: “No puedo, no puedo”, te sentirás mal.

Este es un proceso individual, en el cuál tú como individuo, decides que deseas sentirte bien respecto a ti.

Cuando te sientes bien respecto a ti, vibras energía positiva. Cuando vibras energía positiva, atraes positivamente.

Si deseas que todas aquellas cosas vengan a ti, lo que incluye: la pareja que has estado deseando, el dinero que has estado deseando, un trabajo más satisfactorio y pleno, la casa nueva que quieres, el auto que quieres, la recuperación de la salud física perfecta que deseas de tu cuerpo; todas aquellas cosas de naturaleza Física o No-Física que has estado deseando...

Si quieres que vengan a tu experiencia cualquiera de esas cosas que identificas como TU DESEO, es absolutamente imprescindible que consigas que tu vibración sea positiva, lo que significa que debes adorarte.

Si no te agradas a ti mismo(a), entonces puedes desear cualquier cosa hasta que tu cara se vuelva azul y aquellas cosas que deseas no podrán venir a tu experiencia.

El equilibrio que deseas traer a tu experiencia de vida, es el equilibrio de apreciarte. Y te aprecias, no de una sola vez en las grandes cosas; te aprecias a ti mismo pensamiento por pensamiento, segmento a segmento, momento a momento, buscando siempre razones para apreciarte.

Por mucho que te gustaría culpar a otro por lo que te está ocurriendo, la única razón es la falta de apreciación por ti mismo(a) la que es culpable por cada área de escasez en tu experiencia.

Si no te llevas bien con tu pareja, si no te llevas bien con tu jefe, si tu cuerpo físico está enfermo, si no tienes suficiente dinero, si la gente no te trata bien; en todos los casos no hay un aspecto negativo que estés experimentado que esté ocurriendo por alguna otra razón distinta a que no te estás apreciando.

Cuando criticas a los demás, no es sobre ellos, es sobre ti.

Cuando condenas al mundo, ya sea el mundo político, el mundo religioso, el mundo económico o el mundo ecológico, cuando buscas defectos en el mundo, no es sobre el mundo, es sobre la manera en que te sientes respecto a ti.

Y entonces decimos: “Amigo, nada es más importante que establecer tu propia relación contigo mismo”.

Y es nuestra promesa a ti que tu SER INTERIOR te adora, pero cierras la puerta cuando tienes pensamientos de falta de respeto a ti mismo(a).








Abraham Hicks

No hay comentarios