Breaking News



Cómo Volverse un Imán del Dinero


Mentalmente véase a sí mismo como abundancia y vea abundancia a su alrededor. En su mente vea abundancia de agua, aire, hierba, árboles y, en las hojas de la hierba vea hojas verdes y luego vea signos de dólares en esas hojas, o bien, vea las hojas como dólares.

El dinero y el éxito se crean a partir de la autoexpresión, y la autoexpresión de usted es una cualidad espiritual. Usted está aquí en la vida para expresar su potencial divino, pero no confunda su autoexpresión divina con su sustento. Cuando usted permite que Dios o la Fuente se exprese a través suyo, todas sus necesidades están cubiertas. Nunca acepte un trabajo ni se involucre en una actividad sólo por dinero, porque si usted no expresa su esencia divina, y los talentos que Dios le dio, será infeliz, se sentirá aburrido y perderá el entusiasmo por la vida y por vivir. Cuando eso sucede, se pierde la luz. Jesús dijo, "Tú eres la Luz del mundo". Debe usted estar vivo, alegre y resplandeciente. Cuando uno hace un trabajo que disfruta, cumple con un propósito en el universo y todo el mundo se beneficia de ello.

El dinero no es algo malo, sirve a un propósito. Lo necesitamos para asegurarnos bienes y servicios para hacer nuestra vida cómoda. También se puede ayudar a aquellos menos afortunados, basta con que recordemos que debemos hacer circular el dinero, no acumularlo, usarlo correctamente, tratarlo con respeto, y siempre lo tendremos. El dinero es bueno. Todo lo que Dios creó es bueno; es como el amor, podemos hacerlo circular, usarlo pero no podemos poseerlo. El dinero es una entidad espiritual y nosotros también. Es una gran herramienta para ayudarnos a refinar nuestra esencia interior y naturaleza divina. Si lo usamos correctamente, siempre lo tendremos. Es como el viento y el océano: va y viene. Así como el océano tiene su marea y su reflujo, igual el dinero. Inhalamos y exhalamos, la respiración siempre regresa. No podemos vivir sin aire, el océano o el dinero. Podemos obtener y conservar el dinero cuando lo dejamos circular, así que déjelo entrar y salir de su vida y siempre lo tendrá.

Usted es un ser espiritual dentro de un cuerpo humano, con una experiencia espiritual. Su propósito principal al estar en el planeta es usar su propia expresión divina para crecer espiritualmente y convertirse en un Maestro. Primero debemos dominar nuestro cuerpo físico antes de poder dominar nuestra vida espiritual, y esto lo conseguimos pensando lo correcto, viviendo de manera correcta y con una autoexpresión divina correcta. El éxito no sólo tiene que ver con el deseo, el poder y el dinero, es un viaje espiritual y sagrado. La vida es el viaje en su alma, en donde expresa su verdadera esencia de júbilo, verdad, belleza, prosperidad, paz, abundancia, armonía, tranquilidad, contento, satisfacción, amor y felicidad eterna. Tanto la vida como el éxito tienen que ver con su viaje, sus experiencias aprendidas y su crecimiento personal. Los seres humanos crecemos a través de cada reto que encontramos, pues ningún desafío que experimente en la vida lo va a dejar en donde lo encontró. Cada experiencia nos enseña a ser más humildes, amables, amorosos, compasivos y a perdonar sin tomar las cosas personalmente. Usted está aquí en la vida para convertirse en su propio Ser Divino. No venere al dinero, mejor adore al Dios dentro de usted, ÉL ES SU VERDADERA FUENTE DE PODER. 

Provenimos de Dios, y a Dios volvemos cuando terminamos nuestro viaje en la tierra; recuerde, lo que somos es un regalo de Dios para nosotros, en lo que nos convertimos es un regalo nuestro para Dios. Le devolvemos a Dios la misma materia prima que Él nos dio cuando hicimos nuestra entrada en el planeta tierra, o le entregamos una obra maestra.

Una obra de arte tan magnífica que es digna de ser contemplada y a la que hacen reverencia todos los ángeles celestiales porque usted libró una buena batalla. Usted hizo su mayor esfuerzo en todo lo que realizó, usó su trabajo, creatividad, talentos, relaciones, amistades y experiencias dolorosas en la vida para alcanzar un nivel de servicio a su prójimo más elevado.

Se le dieron sueños, metas y aspiraciones para refinar su temperamento, su espíritu y ser más amoroso. Siempre que logre alguna meta que se haya marcado y la logre a pesar de los problemas y desafíos, usted es un éxito.

El éxito financiero para usted puede no ser el mismo para otra persona. Dios nos habla a cada uno de manera individual. Todos marchamos a un ritmo diferente.

La cantidad de dinero que tenga o adquiera dependerá de sus pensamientos, pues el dinero o el éxito financiero representan un trabajo interno. Primero debe crearlos en su mente antes de que los vea en el mundo real de la manifestación, y para poder crearlos en su mente, debe hacer dos cosas: estar dispuesto a llevar a cabo lo que sea necesario para sanar su mente de la creencia de que está separado de Dios y Sus bienes, y cambiar sus pensamientos o asociaciones de palabras con respecto al dinero.


Ida Greene

No hay comentarios