Breaking News



Supera Cualquier Problema con 3 Preguntas Sencillas


¿Qué se interpone entre tú y lo que más deseas?

Tus respuestas pueden estar relacionadas con la falta de dinero, tiempo, apoyo de la familia, o todos ellos. Los obstáculos pueden parecer tan numerosos, tan obvios y tan difíciles de cambiar.

Tú puedes referirte a los obstáculos de muchas maneras. Las respuestas típicas son o para explicarlos o resistirte a ellos.

Ambas respuestas toman un montón de tiempo y energía. Y te anclan firmemente en el pasado, manteniendo tu enfoque en las áreas de tu vida que no están funcionando.

Para generar inmediatamente alternativas, recuerda una simple analogía...

Imagínate que estás conduciendo por una gran carretera. De repente llegas a una gran roca en medio de la carretera.

En ese momento, tienes varias opciones. Podrías tratar de explicar cómo la roca terminó allí. También puedes entrar en modo de resistencia, quejándote de la falta de cuidado en la construcción de carreteras o la falta de financiación estatal para la eliminación de la roca.

O bien, puedes pasar por alto toda esta negatividad y eliminar el obstáculo de tu vida en su lugar. En lugar de explicar la roca o resistirte a ella, sólo debes pasar a su alrededor.

Cuando nos enfrentamos a obstáculos, la gente suele responder con preguntas basadas en la explicación y la resistencia, tales como:

¿Por qué estoy tan solo?
¿Por qué siempre me pasa esto a mí?
¿Por qué soy un fracaso?

Sin embargo, siempre hay otra opción. Puedes hacer preguntas que te ayuden a conducir alrededor de cualquier obstáculo en tu vida.

Las preguntas tienen un poder extraordinario. Las preguntas dirigen tu atención: y junto con ella, cómo piensas y cómo te sientes. Si deseas crear diferentes pensamientos, sentimientos, y diferentes resultados en tu vida, debes hacer preguntas diferentes.

Comienza ahora a saltar las preguntas de "por qué" y comienza a hacer preguntas tales como:


1) ¿Cuál es la lección aquí?

Hay un viejo dicho sobre la experiencia: Cuidado con la persona con "veinte años de experiencia". Esto puede consistir en un año de aprendizaje y diecinueve años de repetición.

El punto es que las experiencias no vienen envasadas ​​con el empoderamiento de las lecciones. Todo gira en torno a cómo se interpretan las experiencias, y sus interpretaciones pueden cambiar a lo largo de los años. Un evento único puede permitirte dar un paso más cerca de la contracción, o bien de la expansión emocional. Todo depende de cómo se interprete ese evento.

El psicólogo Martin Seligman ha hecho una carrera por el estudio de cómo los seres humanos interpretan su experiencia. Señala que cada uno de nosotros tiene un estilo explicativo. Las personas que crónicamente se sienten impotentes tienden a explicar los acontecimientos de maneras que son:

Permanente: "Siempre me confundo cuando se trata de aprender algo nuevo."

Personal: "Yo no soy nada bueno en conocer gente."

Generalizado: "Yo sólo soy el tipo de persona que no sigue adelante, sin importar qué tipo de objetivos establezca."

Las personas optimistas usan un estilo diferente. Ellas explican los acontecimientos de maneras que son:

Temporal: "Cuando me siento confundido, hago preguntas que me llevan a la comprensión."

Externa: "Me resulta difícil hablar con la gente en los bares, así que los invito a restaurantes tranquilos en su lugar."

Específica: "Me parece un reto cumplir con objetivos a largo plazo, así que por ahora me centraré en la consecución de objetivos a corto plazo."

Debes interpretar estos obstáculos, como señales de rendimiento en lugar de señales de alto.

Estas son señales de que el mundo se está ampliando para acomodar tu crecimiento. En lugar de resistirte a un reto, sólo lee en él. Pregúntate: ¿Cómo puedo interpretar este evento en una forma más poderosa? ¿Qué lección positiva me está brindando esto para ser aprendida?


2) ¿Qué hay de bueno en tener este problema?

Tal vez exista una respuesta fácil a esta pregunta: "¡Nada!". Sin embargo, mirando más allá de la respuesta instintiva puedes abrir rápidamente tu punto de vista.

Tony Robbins da un ejemplo en su libro Despertando al Gigante Interior. Recuerda un momento en el que había estado en carretera durante casi 100 días de 120. De regreso a su oficina, se encontró con un montón de notas de urgencia y una lista de 100 llamadas de teléfono que necesitaba devolver personalmente. Antes de hacer estos descubrimientos, estaba cansado. Ahora se sentía agotado.

Tony logró cambiar su estado interno, simplemente preguntando: ¿Qué tiene de bueno este problema? Entonces se dio cuenta de que sólo unos pocos años atrás habría estado agradecido de recibir llamadas de veinte personas por no hablar de un centenar de personas con reputación nacional.

Esta visión fue suficiente para romper su patrón de frustración. Se encontró sintiéndose agradecido de que tantas personas que amaba y respetaba estaban dispuestas a conectar con él.


3) ¿Cuál es mi próxima acción?

Esta pregunta arroja luz sobre las soluciones. No importa lo que pase, tú puedes elegir qué decir y hacer en consecuencia. En lugar de manifestar resistencia o la búsqueda de explicaciones, puedes elegir tu siguiente acción.

Las personas exitosas tienen una predisposición a la acción. Mezclando la inspiración con la intención, ganas un impulso imparable.


Jack Canfield
www.FreeSuccessStrategies.com
http://www.jackcanfield.com/

No hay comentarios