Breaking News



Un Curso de Milagros


"Si supieras QUIÉN te acompaña siempre... jamás sentirías miedo."
Un Curso de Milagros

Yo no sabía qué esperar cuando me decidí a comenzar las clases diarias de mi libro Un Curso de Milagros. Había recibido el libro en marzo del 2010 y comencé a leer el texto poco después. Nunca he sido de las personas que aprecian mucho los libros del pasado, pero este libro tenía tal cantidad de información para digerir que estaba muy tentada. Este libro me llevó a crear un bloc de notas donde anoté citas que resonaban en mi interior. Después de hacer una pausa en la lectura del texto para centrarme en las lecciones diarias, tuve la intención de volver al texto y comenzar el estudio otra vez en el Año Nuevo.

Los temas de las lecciones son coherentes y me han dado mucho que pensar durante todo el año, y sé que al volver a examinarlas una y otra vez sólo puedo consolidar más esos conceptos en mi ser. Estoy consciente de que en este breve resumen no voy a poder cubrir todos los temas presentes en mis clases, pero los que realmente se quedaron conmigo son los conceptos del amor, del perdón , sin pecado, ilusión y, por supuesto, los milagros.

No debería ser una gran sorpresa que el amor sea un tema constante en las lecciones. Ahora entiendo lo que significa el dicho de que nuestras acciones provienen de un lugar de miedo o de un lugar de amor. Cuando nos damos cuenta de nuestra conexión con Dios, sólo podemos actuar desde un lugar de amor, no de temor. Yo crecí con la sensación de que Dios nos juzga como sus hijos, y nos castiga a todos por los delitos cometidos. Un Curso de Milagros ofrece una perspectiva diferente. Nos recuerda que Dios sólo conoce el amor y no juzga ni castiga. Ve a todos sus hijos tan perfectos, sin pecado. Nos enseña que el ego nos impone una imagen de nosotros mismos y de nuestros hermanos que es falsa.

El tema del perdón siempre ha sido muy grande para mi, ya que es un concepto con el que he luchado. Un Curso de Milagros nos enseña que no hay transgresión, que Dios no quiere o no puede perdonar (porque no tiene nada qué perdonar). También nos enseña que el perdón es uno de los mayores regalos que podemos dar a nosotros mismos y a los demás. El aferrarse a rencores y no poder dejar de lado el pasado es aferrarse a una ilusión, y no puede conducir a la paz de la mente y la alegría. Me ha tomado mucho tiempo para que este mensaje impregne mi conciencia, sin embargo lo entiendo ahora de una manera como no lo había hecho antes.

Las lecciones del libro también enseñan que los milagros ocurren todos los días. Ellos no son los acontecimientos grandiosos e inexplicables que a veces escuchamos o leemos. Los milagros están ocurriendo todo el tiempo. La razón por la que muchos de nosotros no reconocemos esto es porque estamos demasiado ocupados centrándonos en lo que va mal en nuestras vidas o en el mundo alrededor de nosotros. He aprendido a tener un mayor aprecio por las pequeñas cosas de la vida y a mostrar gratitud a diario. Ahora entiendo que los milagros están ocurriendo siempre y que no son exclusivos a un grupo privilegiado de personas. Yo sé que todos somos capaces de recibir o realizar milagros, sólo tenemos que creer que todo es posible y tener fe.

Otra gran lección que he aprendido es que el pecado y la culpa son los instrumentos del ego. No son la verdad o la realidad, sino una simple ilusión creada por el ego de la auto-preservación. Los sentimientos de pecado y culpa nos hacen sentir que somos indignos de las cosas buenas, de la prosperidad y la abundancia que son nuestro derecho divino. Cuando los tiempos son difíciles, tengo que recordarme a mi misma de que el mundo que percibimos no es la verdad, sino una ilusión y si quiero ver la verdad, tengo que observar a través de los ojos de Dios.

Estoy muy agradecida por la inspiración para leer el texto y hacer las lecciones. Me ha permitido cuestionarme algunas creencias muy arraigadas que tenía sobre la naturaleza de Dios y me dio una perspectiva del mundo que yo sé en mi corazón que es la verdad. Espero seguir con la lectura diaria del texto y de las lecciones diarias. Sé que cada vez que hago las lecciones aprenderé algo que no aprendí la última vez. Un Curso de Milagros ha sido una gran ayuda en mi crecimiento espiritual, ¡y espero poder aprender más cosas nuevas y maravillosas!

Sandra Dawes


No hay comentarios