Breaking News



El Milagro de la Filosofía de Joseph Murphy

Joseph-murphy-milagro

Por Enrique Nieto

Crecí en un hogar rigurosamente católico. Desde pequeño me inculcaron creencias sobre Dios y la vida en general basadas en el temor, la superstición, el dogma y la errónea interpretación de la Biblia. Me hablaron de las "virtudes" de la pobreza y el deber o necesidad de "sacrificarse" en esta vida para poder merecer el amor de Dios y su "recompensa" en la otra vida.

En mi casa era impensable y un verdadero atentado contra Dios no ir a misa un domingo, no tomar la comunión, no asistir a las celebraciones religiosas importantes, clases de catecismo, ejercicios espirituales, etc...

Muchas de las veces, al entrar en ciertos templos, sentía una vibración extraña, de dolor, sufrimiento y pesadumbre, y terminaba sintiéndome triste sin saber porqué. Y pensaba para mis adentros: ¿Esto es espiritualidad? ¿Este es realmente el hogar de Dios, un lugar triste, sombrío y frío, con imágenes de dolor y sangre por todos lados?

A pesar de ser apenas un niño, no dejaba de cuestionarme una y otra vez muchas cosas que mis padres y la religión me obligaban a creer...

Que si nací en pecado... que si Dios está listo para castigarme ante la menor falta... que si faltar a misa es pecado... que si no rezar el rosario un día desagrada a la Virgen María... que si comer carne en cuaresma es pecado... que si ver televisión en Semana Santa es pecado... que si el sacerdote de la iglesia es el representante de Dios en la tierra y por lo tanto nuestro intermediario... que si te cambias de religión no podrás obtener la salvación... que si explorar tu cuerpo es pecado... que si hay que TEMER a Dios.. que eres pecador y no mereces nada... que si Adán y Eva pecaron y por eso fuiste condenado a trabajar como burro para obtener el pan de cada día... no hagas esto, es pecado... no hagas lo otro, es pecado... que si eres malo, el diablo te va a llevar... que si los ricos no van al cielo... que si ser mártir te garantiza el viaje directo al cielo... que si eres "malo" te vas al infierno por toda la eternidad y ni Dios se apiadará de ti... que si estamos en esta vida para luchar por nuestra "salvación"... etc., etc., etc.

Y para rematar todo esto, mi padre mantuvo por muchos años una enorme imagen en la pared de la sala de la casa, de un hombre rico en su lecho de muerte debajo de la cama del cual había un montón de bolsas repletas de monedas de oro y unos demonios esperaban impacientes su alma.

¡Vaya! -pensaba- entonces la vida no es para disfrutarla. Si decido disfrutarla, enriquecerme y pasarla bien, haré que Dios se enoje conmigo y... no, no lo creo... aquí hay algo que no cuadra... -eran mis reflexiones cotidianas.

Empecé a buscar respuestas en libros religiosos. Recuerdo uno en especial que había sido escrito por un sacerdote católico. Ante ciertos temas trascendentales él simplemente se limitaba a decir: "el conocimiento de estas cosas sólo pertenece a Dios, y el hombre no puede ni debe tratar de conocerlas..." Desilusionado, terminé apartando el libro de mí.

A medida que crecía, ponía en tela de juicio toda esa programación de la que fui víctima desde pequeño (cabe aclarar que todos somos víctimas de víctimas, por lo que jamás hay que sentir resentimiento hacia nuestros padres o tutores, ya que ellos sólo hicieron lo que pensaban que era bueno para nosotros de acuerdo a la forma en que ellos fueron programados o educados). Me cuestionaba cada vez más todo. Me encantaba ir a las librerías y buscar libros que me dieran las respuestas que tanto anhelaba. Compraba todos los que llamaban mi atención. Leí sobre esoterismo, espiritismo, la vida oculta de Jesús, etc. Empezaba a descubrir algunas cosas que hicieron que mi familia se escandalizara, sin embargo, yo seguí adelante en mi búsqueda. Pero aún no aparecían las respuestas que yo exigía...

Joseph-Murphy-milagro
Joseph Murphy

Aproximadamente a la edad de 18 años, todo cambió. Una mañana, por fin, el milagro ocurrió. Comprobé la gran verdad que dice: "Pide y te será dado. Toca a la puerta y se te abrirá." o "El que busca encuentra". Ahí, en el aparador de una librería estaba un libro que llamó especialmente mi atención. Su autor... Joseph Murphy.

Compré el libro, y ese mismo día comencé a leerlo entusiasmado. Prácticamente devoré el libro en unos cuantos días. Ese libro contenía todas las respuestas que yo tanto necesitaba y más, despejó mis dudas, me dio claridad, transformó por completo mi mentalidad. Verdaderamente "dinamitó" mis viejas creencias y una vez más, mi Verdadero Yo emergía triunfante, libre ya de conceptos limitantes y dogmas caducos.

Posteriormente compré todos los libros que pude conseguir de Joseph Murphy y me empapé de su sabiduría e inspiración.


Ahora mi visión de las cosas es muy diferente. Mi perspectiva de vida es 100% empoderadora y basada en Verdades Universales las cuales me fueron trasmitidas por este gran maestro.

A continuación, deseo compartir con ustedes algunas frases y pensamientos de este maravilloso e inspirado autor.

Mi Maestro, Joseph Murphy...


El obstáculo que se opone a su salud, felicidad y riqueza siempre está en su propia mente.

El deseo y su realización tienen lugar en su propia mente.

Dios se convierte para usted precisamente en aquello que se imagine.

Nadie que se considere pecador puede sentirse feliz.

El "pecado original" significa que el hombre se ha olvidado de su origen divino y acepta las falsedades de los hombres en lugar de las verdades de Dios. Cada niño nace dentro de la mente de la raza y su ambiente correspondiente, eso es también uno de los significados del llamado pecado original.

Este es un universo mental y espiritual y aquello que desee se lo tiene que apropiar primero mentalmente.

Dios no tiene religión y no sabe nada de dogmas creados por los hombres. Dios es impersonal y no hace distinciones entre las personas.

Se moverá en la dirección de la idea que domine su mente.

Dios es para usted lo que usted mismo conciba que es.

Nuestros primeros condicionamientos, creencias fijas y formación religiosa obstaculizan e impiden nuestra fe en Dios y en todas las cosas buenas y hacen que nuestra mente se encuentre como en un campo de batalla.

La ley de la vida es la ley de la convicción.

Las desgracias, los accidentes y las tragedias son señales de trastornos mentales y emocionales que han estallado para producir una manifestación.

La vida le está perdonando continuamente. Si se quema un dedo, la vida se lo cura. ¿Porqué no perdonarse a sí mismo y ser libre?

En Dios no hay un griego o un judío, ni católico o protestante, hindú o ateo. Dios no tiene religión y no sabe nada de credos, dogmas y opiniones fabricadas por los hombres.

Dios es vida y esa vida busca expresarse a través de usted como belleza, armonía, alegría, amor, orden y abundancia. El Reino de Dios está en usted.

A los niños nunca se les debe decir que nacieron en el pecado. Se les debe enseñar que son hijos de Dios, que Dios es su verdadero Padre, y que Dios es Amor.

La Casa de los Tesoros del Infinito está dentro de usted.

Usted es el Hijo de un Dios viviente... Piense en todas las cosas buenas y maravillosas que puede realizar cuando llama al Padre Infinito que se encuentra en su interior.

Su fortuna empieza siempre con usted; su pensamiento y su sentimiento crean su destino. Todos los poderes, atributos y potencias de Dios están encerradas en su mente subconsciente y usted tiene la llave que abre el tesoro que se encuentra en su interior: su pensamiento.

11 comentarios:

  1. MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIR TUS PENSAMIENTOS, ENRIQUE !

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, también leí los libros del Sr Murphy en periodos difíciles de mi juventud, y siendo creyente, también de niña vi algo errado en las instituciones religiosas, pero Dios no nos abandona y nos lleva por los caminos de la verdad espiritual,"el que busca encuentra", a los 10 años arrodillada tomando el ritual de la primera comunión, tuve una epifanía, es como si el amor de Jesús me envolvía, y me inspiraba lo siguiente: "Acá yo no estoy" "Yo no pertenezco a las religiones" EL trajo el mensaje del amor, así como los fundadores de otras religiones, Buda, Krishna, Mahoma.Etc. El problema son los seres humanos, y sus luchas por el poder, que quieren subyugar a sus hermanos, extraviándoles de su camino. Muchos quieren ser los sabios, los santos, los pastores, los líderes espirituales,llevados por su ego y su falta de evolución espiritual.Bendiciones y gracias.

    ResponderEliminar
  3. Qué gran ser humano fué Joseph Murphy! Acabo de recordar los duros momentos que he pasado y la gran ayuda que han significado para mí sus libros en situaciones en las que creí que ya no se podía seguir creyendo. Dios lo bendiga donde quiera que esté.Y que también bendiga al Dr. Arthur R. Pell, editor de la mayoría de sus libros, por permitir que esas maravillosas obras lleguen a nosotros. Les comparto una frase de uno de sus libros ( "La Confianza en uno mismo y la autoestima" de la serie "Maximice su potencial mediante el poder de su mente subconsciente", pag. 106), citando la Biblia dice "Deja que Dios surja...".
    Creanme, está frase es la máxima de la filosofía de la no resistencia; sólo dejen que Dios surja...y la vida cambia. Gracias Enrique por difundir el mensaje de ese bello Ángel; bendiciones para ti y para todos!
    Atte:Diana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como que.. deja que Dios fluya?? No hacer nada.. relajarse estar feliz y positivo? A eso te refieres para que lleguen cosas increibles a tu vida?

      Eliminar
  4. ERES DE LOS MÍOS AMIGO, ME ALEGRA MUCHO SABER QUE NO SOLO YO LE DEBO MUCHO A LA MILAGROSA FILOSOFÍA del Dr. Joseph Murphy como bien has dicho tu

    ResponderEliminar
  5. Que libro de Joseph Murphy crees que debo leer primero ya que no lo conocía, hasta hoy.
    Gracias por compartir. Pronto compartiré con ustedes mis sueños realizados.

    ResponderEliminar
  6. Cualquier libro de Joseph Murphy. Todos son excelentes y muy inspiradores.

    ResponderEliminar
  7. Buenas Tardes!
    Muchas Felicidades por tus publicaciones, a mí me pasó casi lo mismo que a ti, también criado en la religión católica y todo lo que mencionaste. Y fue precisamente el libro "El Poder de la Mente Subconsciente" el que me abrió los ojos y ahora soy libre! En estos momentos acabo de comprar otro de sus libros: "Tecnicas Terapéuticas de la Oración" que estoy por empezar a leer. Gracias por compartir y difundir su sabiduría. Saludos desde San Luis Potosí!

    ResponderEliminar
  8. Hola...hasta hace un mes estoy leyendo "El Poder la Mente Subconsciente" y estoy fascinado prácticando cada plegaria, cada técnica; sin dudas, lo que no compruebas por tí mismo, no es real. Y nuestro Dios vive en cada uno de nosotros y estamos aquí para ser saludables, felices, prosperos y exitosos. En hora buena! Amigo.

    ResponderEliminar