Breaking News



Haz a un Lado la Ansiedad y Prospera!

Haz-a-un-Lado-la-Ansiedad-y-Prospera

“Teme menos, espera más; come menos, mastica más; gimotea menos, respira más; habla menos, di más; odia menos, ama más; y todas las cosas serán tuyas.” 
–Proverbio Sueco 

La ansiedad es un impedimento importante para la manifestación, o sea, atraer lo que necesitamos. No podemos ser un canal limpio para que la abundancia espiritual y material fluya a nuestra vida hasta que hagamos a un lado la ansiedad. 

Creo firmemente que si Dios lo tiene, ¡podemos obtenerlo! Pues como Jesús dijo: “No temáis, pequeño rebaño, porque a vuestro Padre ha placido daros el Reino”. Cuando nos enfrascamos en la duda o el temor, no podemos recibir el Reino de Dios, es decir, la conciencia de Dios o su abundancia. 

Saint Germain dice que es una falacia pensar que el futuro va a traernos algo que no está disponible hoy para nosotros. “La vida es abundante, aquí, ahora y siempre”, dice: “Donde quiera que estéis, sólo necesitáis contactarla”. 

En los textos de los maestros registrados por Helena Roerich aprendemos que “de todas las energías destructivas, uno debería poner una marca en la vibración del miedo, pues el miedo puede destruir toda vibración creativa… La manifestación del miedo es una barrera en contra de cada empresa”. 

¿Cuántas vibraciones creativas tienes diariamente? Tienes billones, porque cada gota de energía que desciende de Dios hacia ti es una vibración creativa. Éstas son corrientes de Luz sin fin que conforman la corriente de la conciencia universal. Son el potencial para crear. 

El miedo destruye innumerables posibilidades, pues cuando tenemos miedo en algún rincón de nuestro mundo negamos el poder de las vibraciones creativas que fluyen hacia nosotros. 

En vez de dejar que estas vibraciones fluyan libremente a través de nosotros y se acomoden en los patrones positivos que Dios ha diseñado para nosotros, la ansiedad provoca que esta energía absorba los patrones de nuestros miedos y preocupaciones. Y, como aprendemos de Job: “Porque el temor que me espantaba me ha venido, y me ha acontecido lo que yo temía”. 

La ansiedad es realmente la duda de que Dios puede proveernos todo lo que necesitamos. Sin embargo, sabemos que Dios es Fuente ilimitada de energía y que tenemos acceso a ella. 

El maestro taoísta Chuang Tzu enseñó: “El hombre sabio conoce el camino hacia la Tesorería del Cielo. Él puede tomar de ella sin que se acabe.” ¿Alguna vez haz visto a un maestro que fuera preocupón? Los grandes maestros de Oriente y Occidente han descubierto esta gran clave para la abundancia creativa: algunas veces sólo tenemos que quitarnos del camino para que Dios pueda entrar por la puerta. “Dios espera sólo una cosa de ti”, dijo el místico Meister Eckhart, “y es que debes salirte de ti mismo… y dejar que Dios sea Dios dentro de ti”. 

Puedes utilizar afirmaciones sencillas para ayudarte a que te liberes de la duda y el miedo que bloquea tu abundancia creativa. Cuando des estas afirmaciones visualiza en tus manos extendidas cualquier cosa que necesites, ya sea un nuevo trabajo, sabiduría o el dinero que necesitas.

llama-violeta

En el ojo de tu mente, ve llamas espirituales de color violeta y verde que brotan a tu alrededor. La llama violeta, una energía espiritual de frecuencia muy alta, es la llama de la transmutación que puede disolver las causas que están detrás de nuestros miedos. La llama verde es la llama de la abundancia.

Ve cómo penetran todos los sentimientos de duda y miedo, de desaliento y desesperanza. Cuando recites las siguientes afirmaciones, ve cómo los fantasmas del miedo y la duda abandonan tu aura a medida que las llamas brotan alrededor tuyo. 

¡Yo Soy un ser de fuego violeta! 
¡Yo Soy la pureza que Dios desea!

***

Libre Yo Soy de toda duda y temor, 
Desechando la miseria y toda pobreza, 
Sabiendo ahora que la buena provisión 
Proviene de los reinos celestiales del Señor. 

Yo Soy la mano de la Fortuna de Dios 
Derramando sobre el mundo los tesoros de la Luz,
Recibiendo ahora la abundancia plena
Las necesidades de mi vida quedan satisfechas. 

(Repítela tres veces o en múltiplos de tres) 


 Elizabeth Clare Prophet

No hay comentarios