Breaking News



El Increíble Poder de la Mente Subconsciente


La mente subconsciente no emite juicios; acepta todo lo que digamos y CREA de acuerdo con nuestras creencias. Siempre dice SÍ. Nuestras mentes subconscientes nos aman lo suficiente para darnos lo que declaramos. No obstante, tenemos elecciones alternativas. Si preferimos creencias y conceptos de pobreza, entonces se da por supuesto que los queremos y nos los continuará dando hasta que estemos dispuestos a modificar nuestros pensamientos, palabras y creencias por algo mejor. Nunca nos quedamos estancados, porque siempre podemos volver a escoger. 

Hay millones de millones de pensamientos de los que podemos escoger. Nuestras mentes subconscientes no saben distinguir lo verdadero de lo falso o lo correcto de lo equivocado. No debemos menospreciarnos de ninguna manera. No debemos decir algo como: “Oh, qué viejo y estúpido soy”, porque la mente subconsciente recogerá esta plática con nosotros mismos y, después de un tiempo, te sentirás así, y si lo repites muchas veces, se convertirá en creencia dentro de tu subconsciente. 

La mente subconsciente no tiene sentido del humor y es importante para ti conocer y entender este concepto. No puedes hacer una broma sobre ti y pensar que no tendrá consecuencia alguna. Si es humillante para ti, incluso si nada más tratas de ser gracioso o chistoso al respecto, la mente subconsciente lo acepta como verdad. Las bromas pueden ser graciosas, pero son inaceptables cuando con ellas se pretende humillar. 

Así pues, no bromees sobre ti mismo ni hagas comentarios que te rebajen porque eso no creará buenas experiencias para ti. Tampoco rebajes a otros. La mente subconsciente no distingue entre tú y la otra persona. Oye tus palabras y haz de cuenta que estás hablando sobre ti mismo. La próxima vez que quieras criticar a alguien, pregúntate porqué piensas de ese modo respecto a ti. EN LOS OTROS ÚNICAMENTE VES LO QUE VES EN TI. En lugar de criticar a otros, ensálzalos; al cabo de un mes observarás un enorme cambio dentro de ti. 


Louise L. Hay

No hay comentarios