Breaking News



Cómo Crear Abundancia Radical en Cualquier Economía

Como-Crear-Abundancia-en-Cualquier-Economia

La abundancia no es acerca de lo que tienes, se trata de cómo te sientes acerca de lo que tienes. 

¿Y cómo te sientes acerca de quién eres? 

Sólo porque tienes un montón de dinero no te hace abundante. El dinero es material. Viene y se va. La abundancia real lo incluye, pero también va más allá de la materia, es un estado de conciencia. 

La abundancia es tu estado de ser. 

Cuanto más puedas ver a través de las limitaciones de la mente y el condicionamiento, más serás capaz de dejar de lado tus apegos a las cosas en la vida. 

Cuanto más accedas a lo que realmente eres, más experimentarás la abundancia de tu SER. 

Tu ser es uno con todo y es la fuente de la vida. Conecta con la fuente y accede a un flujo inagotable de energía más allá de ti mismo. Allí no falta nada. No hay escasez en el infinito. 


Puedes tener el mundo, pero si no te tienes a ti, tu verdadero yo, entonces eres pobre. 

Si tienes millones de dólares, pero vives con el constante temor de perderlos, eres pobre. 

Si acumulas masas de riqueza, pero tienes demasiado miedo de compartirla, eres pobre. 

Si estás tan apegado a las cosas que posees y de las que eres propietario, eres pobre. 

Si tienes todo pero no aprecias y disfrutas lo que tienes, incluyendo los milagros simples de la vida, eres pobre. 

Ya ves que no es acerca de lo que tienes o no tienes, sino de tu relación con el todo. No hay nada malo en tener dinero y disfrutar de las cosas. No pienses que la pobreza es algo de gran virtud espiritual. El dinero es simplemente energía y una forma de intercambio que te permite crear diferentes experiencias en la vida en el plano terrenal. 

Cuando realmente te das cuenta de que todo lo material que se acumula es transitorio, entonces te liberas para ser capaz de dejarlo ir. Para usarlo, compartirlo, experimentarlo, pero sin ser poseído por esas cosas. 

Entonces puedes tener la libertad de tener o no tener. 

Las cosas externas ya no te definen. Entonces eres libre. Y en esa libertad experimentas una profunda abundancia. Eres abundante tanto si tienes millones en el banco o monedas de un centavo. 

La verdadera pregunta es: ¿Cómo te sientes acerca de ti mismo? 

¿Cómo te sientes acerca de ti? 

Amarte a ti mismo es la abundancia real. No es algo que se pueda comprar, sino que viene de reconocer tu valor, un valor innato, sólo porque tú ERES. 

Echa un vistazo dentro de ti mismo y de tu vida y siente las bendiciones increíbles que ya tienes y lo que eres. Estamos muy bendecidos. Así que si tienes poco o mucho, pregúntate... 

¿Puedo dejar que mi corazón esté abierto a la sorpresa de este momento, con gran curiosidad infantil y capacidad de asombro en mis ojos? 

¿Puedo celebrar todo lo que soy y todo lo que no soy con una sonrisa? 

¿Puedo dar todo por amor sin importar ninguna garantía o resultado? 

¿Puedo permitirme ser feliz sin razón alguna, celebrando el privilegio de estar vivo? 

Esto es vivir la abundancia. Tú eres infinito.  Eres el amor. Eres la libertad. La abundancia es tu derecho de nacimiento. Es lo que eres. 

Vívela. 

Disfrútala ahora.


Kute Blackson

No hay comentarios