Breaking News



Cómo Ser un Maestro del Amor

miguel-ruiz-maestro-de-la-vida

"En un nivel u otro, todos somos maestros. Somos maestros porque tenemos el poder de crear y gobernar nuestras propias vidas." 
-Don Miguel Ruiz 

Erase una vez, un Maestro que estaba hablando a una multitud de personas, y su mensaje era tan maravilloso que todo el mundo se sintió tocado por sus palabras de amor. En la multitud había un hombre que había escuchado todas las palabras del Maestro. Este hombre era muy humilde, y tenía un gran corazón. Se sintió tan conmovido por las palabras del Maestro que sintió la necesidad de invitarlo a su casa. 

Cuando el Maestro terminó de hablar, el hombre lo miró a los ojos y le dijo: "Sé que estás muy ocupado y todo el mundo quiere tu atención. Pero mi corazón es tan abierto y siento mucho amor por ti que tengo la necesidad de invitarle a mi casa. Quiero preparar la mejor comida para ti. No espero que aceptes, pero yo sólo tenía que hacerlo". 

El Maestro miró a los ojos del hombre, y con la sonrisa más hermosa le dijo: "Prepara todo. Yo estaré allí". Entonces el Maestro se alejó. 

Al oír estas palabras, la alegría en el corazón del hombre era grande. Apenas podía esperar para servir al Maestro y para expresar su amor por él. Este sería el día más importante de su vida: Compró la mejor comida y el mejor vino, y compró la ropa más hermosa para ofrecerla como regalo al maestro. Luego corrió a su casa para preparar todo, limpió toda su casa, preparó la comida más maravillosa, e hizo que la mesa luciera hermosa. Su corazón estaba lleno de gozo porque el Maestro pronto estaría allí. 


El hombre estaba esperando con ansiedad cuando alguien llamó a la puerta. Con impaciencia, abrió la puerta, pero en lugar del maestro, se encontró con una anciana. Ella lo miró a los ojos y le dijo: "Me estoy muriendo de hambre. ¿Me puedes dar un pedazo de pan?" 


El hombre se quedó un poco decepcionado porque no era el Maestro. Miró a la mujer y le dijo: "Por favor, ven a mi casa." La sentó en el lugar que había preparado para el Maestro, y le dio la comida que había hecho para él. Pero estaba ansioso y no podía esperar a que terminara de comer. A la anciana le conmovió la generosidad de este hombre. Ella le dio las gracias y se fue. 

El hombre apenas había terminado de preparar la mesa para el Maestro de nuevo cuando alguien llamó a la puerta. Esta vez se trataba de otro desconocido que había viajado a través del desierto. El desconocido miró a la cara del hombre y le dijo: "Tengo sed. ¿Me puedes dar algo de beber?" 


El hombre quedó otra vez decepcionado, porque no era el Maestro. Invitó al desconocido a su casa, y lo sentó en el lugar que había preparado para el Maestro. Sirvió el vino que tenía la intención de dar al Maestro. Cuando el desconocido se fue, el hombre volvió a prepararlo todo. 

Alguien llamó a la puerta de nuevo. Cuando el hombre abrió, estaba allí un niño. El niño miró al hombre y le dijo: "Estoy congelado. ¿Puedes darme una manta para cubrir mi cuerpo?"


El hombre quedó decepcionado porque no era el Maestro, pero miró a los ojos del niño y sintió amor en su corazón. Rápidamente recogió la ropa que había tenido la intención de dar al Maestro, y cubrió al niño con la ropa. El niño le dio las gracias y se fue. 

Inmediatamente preparó todo de nuevo para el Maestro, y luego esperó hasta que fue muy tarde. Cuando se dio cuenta de que el Maestro no iba a venir, estaba muy decepcionado, pero de inmediato le perdonó. Se dijo a sí mismo: "Yo sabía que no podía esperar que el Maestro viniera a esta humilde casa. A pesar de que dijo que iba a venir, algo más importante le debió haber impedido venir. El Maestro no vino, pero al menos me dijo que lo haría, y esto es suficiente para que mi corazón sea feliz." 


Así pues, recogió todo y se fue a la cama. Esa noche soñó que el Maestro venía a su casa. El hombre estaba feliz de verlo, pero él no sabía que estaba soñando. "¡Maestro, viniste! Has mantenido tu palabra". 


El Maestro respondió: "Sí, estoy aquí, pero yo ya he estado aquí antes. Porque tuve hambre, y satisficiste mi necesidad de alimentos. Tuve sed, y me diste vino. Tuve frío, y me cubriste con ropa. Cada vez que hacen algo por los demás, lo hacen por mí." 

El hombre se despertó, y su corazón se llenó de alegría, porque entendió lo que el Maestro le había enseñado. El Maestro le amaba tanto que había enviado a tres personas para darle la mayor lección: El Maestro vive dentro de cada uno. 


Tal vez tu nunca has pensado en ello, pero en un nivel u otro, todos somos Maestros. Somos Maestros porque tenemos el poder de crear y gobernar nuestras propias vidas. 

Tú tienes el mismo poder que cualquier otro ser humano en el mundo. La principal diferencia entre tú y otra persona es la forma de aplicar tu poder, lo que creas con tu poder. ¡Se un maestro del amor! 



Don Miguel Ruiz

No hay comentarios