Breaking News



Cómo Transformar lo Mundano en Sagrado


En mi camino hacia el aprender a vivir en el presente, estaba realmente sorprendido por los resultados de un simple ejercicio que me asigné a mí mismo. Había decidido que iba a tratar de estar totalmente presente durante la ducha por la mañana. Con esto quiero decir que mis únicos pensamientos serían sobre la tarea y las condiciones en cuestión. Yo sólo pensaba en el agua en la piel, el lavado, enjuague, repetición, etc. El objetivo era no permitir que mis pensamientos vagaran en su territorio habitual -lo que tenía que hacer ese día, lo que hice ayer o las decisiones que iba a tomar, etc.

Parece bastante sencillo ¿no? ¡FALSO! 

Pasaron quizás 2 minutos antes de que me diera cuenta de que estaba pensando en lo que debía usar para limpiar la rueda trasera de aluminio de mi moto. Esto en cuanto a la atención. Bueno, te oigo reír. De verdad, es mucho más difícil de lo que piensas. Así que volví mi atención de nuevo al momento presente y esta vez duró quizás 3 minutos, y luego, adiós: "Claro, tengo que dejarla limpia esta misma mañana." 

Simplemente no podía creer lo difícil que era estar en el momento presente -consciente de la tarea actual y nada más. La charla mental sin sentido era una fuerza formidable a tener en cuenta. Pero, ¡no me di por vencido! Repetí el mismo esfuerzo diariamente hasta que finalmente tuve la oportunidad de estar presente y concentrado en una ducha completa. El día en que esto sucedió salí del baño feliz y bailando. Mi esposa me preguntó: "¿Qué te hace bailar con tanta felicidad?" Cuando le respondí, "¡me las arreglé para estar presente a través de una ducha completa!" Bueno, te puedes imaginar su mirada. Seguramente pensaría: "Hmmm, debe ser un nuevo material que está leyendo." De cualquier manera, ella sólo sonrió y dijo: "Eso está bien cariño." Y se fue hablando de su maquillaje. 

Hay una lección aquí, sin embargo. Como practicaba a diario permanecer totalmente consciente en la ducha, la misma habilidad comenzó a florecer en muchos otros aspectos, las tareas inconscientes aparentemente mundanas -lavar los platos, hacer la cama, sacar las malas hierbas en el camino de entrada, lavar la motocicleta, y muchos más. Los conocimientos que he adquirido desde que mi atención ha estado presente han sido asombrosos. Además, experimento mucho menos estrés, mi actitud es mucho mejor, la concentración es mucho más aguda y soy en general un ser humano más feliz. Esta es la consecuencia natural de un experimento basado en estar totalmente presente en la ducha. 

Así que date una oportunidad. Comienza con la ducha o mientras te vistes o cualquier otra tarea aparentemente simple que realizas regularmente. Finalmente, el interruptor de la luz se enciende y te darás cuenta de que has logrado transformar lo mundano en algo sagrado.


Edward Dunn

No hay comentarios