Breaking News



La Magia de la Gratitud

gratitud

Muchas personas que ordenan sus vidas correctamente en todos los otros aspectos, se mantienen en la pobreza por su falta de gratitud. Habiendo recibido un regalo de Dios, ellos cortan los cables que les conectan con Él, al fallar en el agradecimiento. 

Es fácil entender que cuanto más cerca vivimos de la fuente de la riqueza, más riqueza recibiremos; y es fácil también de entender que el alma que está siempre agradecida vive en un contacto más cercano con Dios que la que nunca lo busca para agradecerle.


Cuanto más gratitud haya en nuestras mentes hacia el Supremo cuando recibimos cosas buenas, más cosas buenas recibiremos, y más rápidamente llegarán; y la razón simplemente es que la actitud mental de la gratitud lleva la mente a un contacto más cercano con la fuente de donde provienen los dones que recibimos. 

Si es para usted un pensamiento nuevo el que la gratitud lleva a toda su mente a una armonía estrecha con las energías creativas del universo, piénselo bien, y verá que es verdad. Las cosas buenas que usted ya tiene, le han llegado a través de la línea de obediencia a ciertas leyes. La Gratitud conducirá a su mente a lo largo de los caminos por los que las cosas llegan; lo mantendrá en una armonía estrecha con el pensamiento creativo y evitará que caiga en el pensamiento competitivo. La gratitud por sí sola puede mantenerle a usted mirando hacia el Todo, e impedirle caer en el error de pensar que el suministro es limitado y hacer eso sería fatal para sus esperanzas.


Existe una Ley de la Gratitud, y es absolutamente necesario que usted respete esta ley, si desea conseguir los resultados que busca. La ley de la gratitud es el principio natural de que la acción y la reacción son siempre iguales, y en direcciones opuestas. La proyección agradecida de su mente en una alabanza de agradecimiento al Supremo es una liberación o inversión de energía; la cual no puede dejar de llegar a quien fue dirigida, y la reacción es un movimiento instantáneo hacia usted. ʺAcércate a Dios, y Él se acercará a ti.ʺ Esto es una declaración de verdad psicológica. Y si la gratitud de usted es fuerte y constante, la reacción en la Sustancia sin Forma será fuerte y continua; el movimiento de las cosas que usted quiere irá siempre hacia usted. 


Note la actitud agradecida que Jesús tenía; cómo Él siempre parece estar diciendo, “Te agradezco, Padre, porque me escuchas.ʺ Usted no puede ejercer mucho poder sin gratitud, porque es la gratitud la que lo mantiene conectado con el Poder. Pero el valor de la gratitud no consiste únicamente en recibir más dones en el futuro. Sin la gratitud, usted no podría apartarse durante mucho tiempo de pensamientos de descontento acerca de las cosas tal como son. En el momento en que usted permita albergar en su mente ideas de insatisfacción acerca de las cosas tal como son, usted comenzará a perder la ruta. Si usted fija su atención en lo ordinario, lo pobre, lo vil y lo sórdido, su mente tomará la forma de estas cosas. Entonces usted transmitirá estas formas o imágenes mentales a la Sustancia sin Forma, y lo ordinario, lo pobre, lo sórdido, y vil llegará a usted. Permitir a su mente albergar lo inferior es hacerse usted inferior y rodearse de cosas inferiores. Por el contrario, fijar su atención en lo mejor es rodearse de lo mejor, y llegar a ser lo mejor. 


El Poder Creativo que hay dentro de nosotros nos hace a la imagen de aquello a lo que prestamos nuestra atención. Nosotros somos Sustancia Pensante, y la sustancia pensante siempre toma la forma de lo que piensa. La mente agradecida está siempre fija en lo mejor; por lo tanto, tiende a hacerse lo mejor; toma la forma o el carácter de lo mejor, y recibirá lo mejor. 

También la fe nace de la gratitud. La mente agradecida espera continuamente cosas buenas, y la expectativa se transforma en fe. La reacción de la gratitud sobre la propia mente produce la fe; y cada oleada de agradecimiento que emite, aumenta la fe. Aquel que no tiene ningún sentimiento de gratitud, no puede conservar una fe viva, y sin una fe viva usted no puede enriquecerse.


Es necesario, entonces, que cultive el hábito de estar agradecido por cada cosa buena que llegue a usted; y dar continuamente las gracias por lo que recibe. Y debido a que todas las cosas han contribuido a que usted pueda avanzar, debería incluir todas las cosas en su gratitud.



Wallace Wattles


1 comentario: