Breaking News



Restableciendo tu Día con la Respiración Consciente

respiración-consciente

Es tan simple, pero es increíble cómo muchos de nosotros nos olvidamos de respirar. Para que tengas acceso a un pensamiento claro y alivies la ansiedad y la tensión, tu cerebro necesita oxígeno así como una planta necesita su agua. Respirar te ayudará a tomar ventaja frente a tus emociones para que puedas responder a cualquier situación estresante con determinación y calma. 

Me he dado cuenta de que una de las herramientas más importantes que cada uno de nosotros tenemos en nuestro cinturón de herramientas humano es, sencillamente, nuestra respiración. La respiración es un proceso típicamente invisible para nosotros, pero la respiración consciente puede ser el punto de inflexión para experimentar más paz y armonía dentro de nosotros. 

Todos sabemos que el estrés es una parte innegable de la vida y de lo fácil que es dejar que las cosas pequeñas nos irriten hasta que nos hacen perder el control. En el ajetreo de la vida a veces puedo llegar a perder el rumbo y sentirme agotada. De hecho, puedo estar tan confusa que empiezo a reaccionar a una situación con miedo o ira, en vez de recordar acceder a mi centro y sabiduría interior en el que puedo responder a cualquier situación dada con más suavidad y sabiduría. Si estoy molesta, enojada, cansada o a punto de decir algo que pueda lamentar más tarde, me he tomado como una práctica personal el respirar de manera consciente. Esta es una estrategia rápida que realmente ayuda a activar el botón de reset interno para que puedas acceder a tu claridad mental y responder adecuadamente en lugar de reaccionar con tus emociones.

La respiración y la paz interior van de la mano, y ésta se puede aplicar en muchas situaciones diferentes. Respirar antes de hablar o actuar te ayudará a configurar mejor una comunicación efectiva. También puedes concederte una pausa de oro durante el día para restaurar tu armonía interna por medio de la respiración consciente. 

Esta es la técnica que utilizo: Coloca tu lengua en el techo de la boca y mantenerla allí en la inhalación. Aspira lentamente, mientras expandes tu vientre a medida que tomas aliento. Retén el aire algunos segundos y luego pon la lengua justo detrás de los dientes inferiores, abre la boca un poco, y manténla en esa posición durante la exhalación, mientras dejas que el aire haga un silbido al soltarlo (el vientre volverá hacia el interior a una posición neutral). Inhala profundamente y exhala en forma lenta y haciendo un sonido con la exhalación. Esto aliviará la tensión. Hazlo por lo menos tres veces, y luego haz una pausa durante unos segundos conteniendo la respiración. Repite esto varias veces y te sentirás totalmente restablecido, con mayor claridad mental y en perfecta calma. 

También puedes practicar este ejercicio de respiración como parte de tu ritual de la mañana para comenzar pacíficamente y en armonía tu nuevo día. Tu casa se puede llenar de paz y armonía cuando establezcas como costumbre esta práctica. ¡Sólo respira! 


Kristine Carlson

No hay comentarios