Breaking News



Cómo Amar Desvergonzadamente tu Saldo Bancario

amar-saldo-bancario

Muchas personas viven su vida de cheque a cheque de pago. En este escenario, nuestras finanzas a veces pueden ser muy atemorizantes y una gran causa de estrés. 

Nos encanta cuando nuestra cuenta bancaria cuenta con un saldo considerable. Pero si en el próximo mes aparecen algunos gastos inesperados, de repente, pasamos a odiar nuestro limitado saldo bancario.

Esta relación de amor/odio con nuestras finanzas puede causar mucha ansiedad, por decir lo menos. O vemos nuestras finanzas como nuestro amigo y aliado o como nuestro enemigo. 

Tengo un método simple que yo uso para tener una relación amorosa con mis finanzas independientemente de mi saldo bancario. 

Finanzas Iluminadas 

Mi propuesta para las finanzas "iluminadas" es una combinación de gratitud y amor. Este proceso nos permite amar incondicionalmente nuestras finanzas. Esto puede sonar extraño, pero funciona. El propósito de amar nuestras finanzas no es necesariamente para cambiar nuestra actual situación financiera a una que nos parezca más favorable. Aunque, a final de cuentas resulte de esa manera. Más bien, el propósito es eliminar el temor paralizante de la catástrofe financiera que nos impide disfrutar de la vida. El propósito es permitir que nos sintamos bien ante todo, incluyendo un menor de saldo bancario en escena. El propósito es llevar el amor de nuevo a nuestras vidas para que podamos eliminar el miedo. 

Estos son los pasos simples: 

1. Convoca a la gratitud 

Para muchas personas, no es tan fácil iniciarse de inmediato a amar algo, especialmente objetos abstractos como un saldo bancario. Sin embargo, un método indoloro para iniciar la activación de la energía de tu amor es convocando la gratitud en primer lugar. 

Independientemente de lo bien o lo mal que tus finanzas puedan parecer, hay muchas personas que participan en tu conjunto de experiencias financieras. Piensa en todas las personas maravillosas que ayudas con tus finanzas. Puede ser el cajero de un banco, una persona de servicio al cliente, tu contador, un planificador financiero, y así sucesivamente. Dales las gracias por su trabajo y por servirte tan espléndidamente. Da gracias a tu banco, a sus empleados, a tu compañía de crédito, y agradece todos los otros servicios financieros que utilizas. 

2. Extiende el amor 

A continuación, envía amor a todas las personas y símbolos que intervienen en tus experiencias financieras. Incluye tu saldo bancario y otras cuentas en este trabajo. Esto iniciará de inmediato un proceso para cambiar tu atención de la tensión al bienestar. 

Usa este ejercicio cada vez que un pensamiento estresante relacionado con tus finanzas entre en tu mente. Te darás cuenta por ti mismo que cada vez estarás más y más en paz con tus finanzas. Mejor aún, con la práctica no tendrás que preocuparte por tus finanzas en absoluto. 

En el libro Cero Límites de Joe Vitale, hay una historia real acerca de un hombre que fue el mejor vendedor en su empresa. Cuando se le preguntó acerca de su secreto, dijo que todo el día repetía mentalmente: "Te amo." 

A menudo subestimamos el poder que tiene el amor y cómo puede transformar totalmente nuestras vidas. 

3. Aniquila el miedo 

El miedo y el amor no pueden coexistir. Cuando damos amor a nuestras finanzas, el temor se tiene que ir. 

"El miedo es sólo la ausencia de amor." 
-Un Curso de Milagros 

El miedo, y el estrés asociado con éste, a menudo van a querer parar cerca para hacerte una visita. No hay problema. Repite el proceso de reconocimiento: amor, y ya está todo listo. El miedo comenzará a disiparse de nuevo. 

Ponte de acuerdo con tu situación financiera 

Independientemente de que tus finanzas vayan hacia arriba o hacia abajo, la capacidad de adorar tu situación financiera y tu saldo bancario puede ser una gran herramienta. 

Si tus finanzas ya están prosperando, amando tus finanzas aumentarás tu sensación de bienestar aún más. Además, puede ayudar a magnificar lo bueno que ya existe en tu vida. 

Si tus finanzas están en los vertederos, amando tus finanzas lanzas tu tensión y la reemplazas con un estado de gratitud. Es sorprendente cómo nuestras finanzas suelen cambiar una vez que ya no consideramos que son problemáticas o una causa de estrés. 

Tu turno: 

¿Cómo te sientes acerca de tus finanzas? ¿Eres capaz de amar tu cuenta bancaria, incluso cuando sus fondos no son lo que te gustaría ver?

Contigo siempre en mi corazón, 


Andrea

No hay comentarios