Breaking News



El Círculo de la Gratitud

gratitud-amor

Expresar gratitud fue algo que aprendí observando a otras personas. Al principio no se me daba muy bien. Con frecuencia lo olvidaba o no estaba de humor para dar las gracias. Además, me figuraba que la gente no lo notaría si no mostraba mi gratitud; en todo caso, era algo así como hacerles un regalo que no esperaban. Pero en las ocasiones en que estaba de humor para hacerlo y bendecía a alguien con un sincero «Gracias», siempre ocurría algo mágico.

Una oleada de alegría me recorría todo el cuerpo, conectándome con la otra persona. Comencé a recordarlo con más frecuencia.

Me gusta probar diferentes maneras de expresar gratitud, para ver sus efectos. Sorprender a alguien con un agradecimiento es fabuloso; siempre se le ilumina la cara, nos reímos y durante un momento estamos con las manos cogidas. La gratitud cubre con un resplandor rosa toda mi vida. Cuanto más agradecida estoy por todas las cosas de la vida, más motivos encuentro para estarlo. Doy las gracias por las cosas grandes, como mi «tribu», o mis amigos y familiares. Doy las gracias por las cosas personales, como mi buena salud y mi maravillosa profesión. Y la gratitud se extiende hasta las cosas pequeñas: el arreglo de flores frescas, el frutero lleno de naranjas, el fuego del hogar. Poner gratitud en cualquier cosa la hace crecer.

¿Significa esto que porque hoy agradezco la comida que tengo sobre mi mesa pronto estaré agradeciendo que todas las personas de mi comunidad, mi región y el mundo entero tengan comida en abundancia? ¿Podría ser que por el hecho de agradecer la paz que hay ahora en mi barrio pronto tendré la oportunidad de dar las gracias por la paz en la Tierra?

He decidido que la respuesta es SÍ. El círculo de la gratitud se amplía día a día. Un pensamiento de agradecimiento y ya estás dentro. Y una vez que estás dentro, ves crecer el círculo.


Terah Kathryn Collins

No hay comentarios