Breaking News



La Conexión con el Dinero

la-conexion-con-el-dinero

Considera la siguiente situación: dos personas están buscando un abrigo para el invierno de entre los que acaban de llegar a una tienda. Los posibles clientes se parecen en muchas cosas. Su estado financiero y su capacidad de compra son idénticos. Tienen la misma suma en efectivo a la mano, incluso el abrigo que buscan es igual. Sólo las palabras que usan son diferentes.

La persona A se prueba el abrigo, le encanta, mira la etiqueta del precio y dice: "no puedo pagarlo." La persona B se lo prueba, también le encanta, mira el precio y comenta: "Elijo no comprarlo."

Misma situación, mismo deseo, misma decisión, diferentes palabras. ¿Por qué tanto alarde? Te lo puedes preguntar.

La importancia está en las palabras que cada cliente usó, las imágenes que crearon en su mente y la creencia que fomentaron.

La persona A, quien dice: "no puedo pagarlo," está usando un estilo de lenguaje que crea una imagen de él mismo como una persona que no tiene suficiente dinero. Se está viendo como una persona limitada que vive en la escasez. Sus palabras se concentran en lo "no suficiente". El mensaje que le manda a su mente subconsciente es que no puede pagar su compra.  Tiene pocas alternativas.

La persona B, quien tomó la misma decisión que la persona A, crea una imagen diferente de sí mismo al decir: "elijo no comprarlo." Su estilo de lenguaje crea una imagen de sí mismo en su mente, como una persona que actúa prudentemente; alguien que ejerce su voluntad y que tomó una clara decisión, basada en la comparación de comprar el abrigo y sus otras prioridades. La reacción de la persona B implica también, una actitud de abundancia junto a su elección. (Puedo pagarlo y decido no comprarlo.)

La persona A sale de la tienda, cabizbajo, sintiéndose pobre, sin poder y sin posibilidades. La persona B sale con la cabeza en alto, sintiéndose poderoso, abundante y lleno de posibilidades. ¿Por qué no usar palabras que te hagan sentir como quieres sentirte?

En tu mente se crean o se cancelan las oportunidades y tu mente trabaja con palabras. Ya es tiempo de que te hagas cargo del control de tu mente. Ya es tiempo de que programes tu biocomputadora con palabras útiles, palabras que te den un sentido de elección, poder y energía. Ya es tiempo de eliminar el lenguaje limitante e incrementar el lenguaje de la posibilidad.


Chick Moorman

No hay comentarios