Breaking News



Recobrando mi Felicidad Natural

Cuando-Soy-un-Nino

Cuando era niño siempre me preguntaba por qué había personas alegres y optimistas y personas amargadas e infelices en el mundo. Conocí a muchas personas que tenían una marcada tendencia natural, ya fuera a la alegría y el optimismo o a la negatividad y el pesimismo. Parecía como si algo dentro de ellas las empujara en una u otra dirección en forma automática, casi sin que ellas se dieran cuenta. Esa pregunta siempre estuvo vigente en mi mente infantil, hasta que, ya de adulto comprendí la razón de este fenómeno.

Cuando observamos a las personas nos damos cuenta de que hay algo muy común en la mayoría de ellas (sobre todo en ciertos grupos muy específicos). Es una especie de marcada seriedad, cierto dejo de frustración y apatía. Siempre me ha gustado observar a las personas y tratar de escudriñar en lo más profundo de su ser sus pensamientos, preocupaciones, ambiciones e inquietudes. Observar a las personas y descubrir lo que llevan dentro, lo que las mueve y motiva, tratar de saber qué problemas tienen, hacia dónde conducen su vida, qué es lo que mantienen en su mente la mayor parte del tiempo...


Ahora, es fácil darse cuenta de lo que hay dentro de una persona (y en su vida) sólo con observar su lenguaje corporal, sus hábitos, sus movimientos y su forma de hablar. Me doy cuenta de que el común de las personas no son tan felices como deberían de serlo.

En cambio, observo a los niños y me doy cuenta de que ocurre exactamente lo contrario. Los niños son felices la mayor parte del tiempo. Juegan, ríen y tratan de hacer cada momento divertido y placentero. Ellos no necesitan de grandes posesiones materiales para pasarla bien, y sin embargo se saben divertir. Saben sacarle el jugo a la vida. 

Entonces... ¿Que ha sucedido? ¿A que se debe esa transformación? Inquietantes preguntas... 

Vamos a tratar de comprender el porqué de este fenómeno tan común.


En la etapa de la niñez es cuando lenta y progresivamente se lleva a cabo la programación mental de un individuo. Esto es, al niño se le inculcan ideas, creencias y paradigmas sobre la vida en general. Esa programación es transmitida por los adultos cercanos al niño comenzando con sus padres, maestros, guías religiosos y sociedad en general. Y esto sin mencionar el bagaje de negatividad proveniente de los antepasados del niño, el cual juega un papel extremadamente importante en la formación de su estructura de creencias y paradigmas de vida básicos.


"El árbol genealógico actúa como una trampa, imponiendo a la perfección del proyecto cósmico de los descendientes sus límites materiales y psicológicos -mezclando temores, rencores, frustraciones, ilusiones-. Ya en el vientre de la madre el feto recibe la orden de imitar el modelo legado por sus descendientes."
-Alejandro Jodorowsky

Aproximadamente hasta la edad de los 7 años de edad el niño es como una esponja -¡lo absorbe todo!- y comienza a formarse una fuerte estructura de creencias que lo acompañará por el resto de su vida, a menos que de adulto empiece a cuestionar esas creencias.

Ahora, es importante mencionar lo siguiente. 

El niño, debido a que su estructura de creencias no está del todo terminada, está más conectado o en sintonía con su Ser Interior, lo que refleja a cada momento a través de su alegría natural. Está más conectado con su verdadera esencia (la cual está libre de creencias y estereotipos) y ve la vida y el mundo de forma grandiosa y luminosa, a través de los ojos de la Fuente.

Pero al llegar a la edad adulta ya se ha realizado un cambio importante. Su estructura de creencias impuestas por la sociedad (y ancestros) ya está cristalizada y los paradigmas de vida definidos, por lo que su perspectiva de la vida es muy diferente. Ahora sólo percibe lucha, competencia y limitación. El ego está más desarrollado que nunca y hay un distanciamiento notorio con su Verdadera Esencia y su naturaleza divina. Ahora es fácil dejarse enredar por las situaciones de la vida diaria y convertir así la mente en un mar de intranquilidad y preocupaciones tratando en todo momento de tener el control absoluto de todo... y de nada.

La programación mental nefasta se manifiesta en infinidad de maneras afectando al individuo en todas sus áreas de vida desde lo económico, hasta sus relaciones y, por supuesto, su salud y nivel de realización personal. Él lucha por lograr sus deseos y objetivos (si es que los tiene), pero todo es una lucha constante, es como si "algo" allá afuera se opusiera a él de manera constante.

Entonces el adulto se frustra, se amarga y camina triste, pensando que la vida tiene que ser así y comienza a resignarse, sin darse cuenta de que al hacerlo está haciendo a un lado todo el potencial ilimitado que lleva dentro de si.

Pero esto tiene solución.

En primer lugar, date cuenta de que dentro de ti se encuentra tu Verdadero Ser el cual es divino y es perfecto. Quien-Realmente-Eres está muy por encima de dogmas, creencias, paradigmas y demás conceptos creados por los hombres. Dale tu pleno reconocimiento a esta Presencia Superior en ti y crea una unión consciente con ella.


Después que hayas hecho tu labor de reconocimiento, pídele que limpie tu subconsciente y tu ADN de toda la información negativa proveniente de tus ancestros. Pídele que limpie y convierta en luz todas esas energías rancias que están alojadas en tu ADN y en lo profundo de tu inconsciente. Posteriormente haz varias respiraciones profundas, cierra los ojos y permanece en silencio para que la Divinidad en ti haga su trabajo de limpieza. Realiza esta práctica diariamente y notarás cómo comienzas a sentirte diferente, más tranquilo y con una creciente paz interior.


Limpiar toda esa basura energética es una de las empresas más importantes y trascendentes que podemos hacer en la vida. Lo mágico de esto es que cuando nos limpiamos a nosotros mismos, estaremos rompiendo el ciclo repetitivo de generaciones y generaciones de pensamiento limitante. Liberamos a nuestros ancestros y a nuestros descendientes también pues el factor tiempo no es como lo concebimos. 


Es imprescindible también que hagas un escrutinio sincero de tus creencias. ¿Qué te decían tus padres sobre el dinero? ¿Sobre la vida? ¿Sobre las relaciones? ¿Sobre Dios?... Observando tu vida tal y como es en este momento, ¿qué creencias en ti están provocando todo lo que percibes? Anótalas una por una. El simple hecho de sacar a la luz una creencia limitante hace que se le reste poder. Acto seguido cuestiona esas creencias. Pregúntate ¿realmente creo esto? ¿De donde proviene? ¿Y si decidiera creer algo distinto? Posteriormente cambia esas creencias a su opuesto positivo y haz una lista con cada una de tus nuevas creencias empoderadoras para que la leas y las repitas en voz alta diariamente. El subconsciente es reprogramable y con esto vas a implantar en él una nueva y poderosa información eliminando al mismo tiempo las viejas creencias limitantes.


Si aún con esta práctica tienes problemas para deshacerte de viejos patrones de pensamiento o bien hay situaciones en tu pasado que que perturban como una especie de "ruido mental constante" y que bajan tu vibración de manera persistente, te recomiendo encarecidamente que practiques el Método Sedona o las Técnicas de Liberación Emocional, de las cuales ya hemos publicado mucha información.


Regresando al tema de la influencia ancestral y cultural negativas, la recomendación que te di arriba es excelente para comenzar tu trabajo de limpieza. Sin embargo, si deseas profundizar más aún en este proceso y obtener resultados más rápidos te comparto una poderosa oración que te permitirá limpiar ese bagaje ancestral en ti desde ya y puedas así despejar el camino para disfrutar de una vida plena y abundante. Repítela en voz alta tres veces haciendo una respiración profunda cada vez. Te sorprenderás de los resultados.


Divinidad, te doy las gracias por todas y cada una de las experiencias de mis antepasados y de la humanidad, grabadas en mi ADN y ARN. Las agradezco infinitamente desde el fondo de mi corazón. Las recibo con amor y pido que este mismo amor transmute, libere y transforme todo lo que haya que perdonar, sanar y aprender aún en mi, para que mi ADN y ARN vibren en la más alta frecuencia de luz y amor posible cada día.
Gracias porque esto está hecho ahora mismo con pleno poder. Gracias.


Deseándote una vida llena de gozo, felicidad y abundancia...


Enrique Nieto

No hay comentarios