Breaking News



¿Puede el Dinero Realmente Hacerte Feliz?

dinero-felicidad

Hoy tuve una interesante conversación con un amigo de la familia. Él me preguntó: "¿Qué hace a una persona feliz?" 

Ni siquiera me atrevía a dar mi respuesta: "La decisión de ser feliz a pesar de todo lo que esté pasando alrededor." 

Él me miró con una mirada divertida en su cara, así que le pregunté, "¿Qué crees que hace a una persona feliz?" 

Se encogió de hombros y dijo: "El dinero". 

He cubierto este tema un par de veces antes, pero creo que hoy es un buen día para ahondar un poco más en ello. 

En primer lugar, ten en cuenta tus propias creencias sobre este tema. 

¿Puede el dinero realmente hacerte feliz? 

El punto de vista de mi amigo era que el dinero te da la libertad para vivir una vida que te hará feliz. No estar estresado acerca de ser capaz o no de pagar tus cuentas o comprar las cosas que necesitas. Serás capaz de viajar, tomar clases, vivir en un barrio más bonito, y así sucesivamente. 

No estoy en desacuerdo con eso. 

Cuando no tienes suficiente dinero, te sientes horrible. Estás agotado, estresado, frustrado y abrumado. Puede que tengas que trabajar en un trabajo que no te gusta, vivir en un lugar que es peligroso o desagradable, y tus opciones son limitadas en casi todo.

Mala cosa.


Pero el punto que subrayé a mi amigo es que el dinero en sí mismo no puede hacerte feliz. Si te diera un millón de dólares en efectivo y luego te dejara caer en una isla desierta, sin comida, agua o refugio, el dinero no te haría feliz.

El dinero en sí no es lo que hace feliz a la gente. Más a menudo, las cosas que el dinero puede comprar nos hacen sentir más felices. 

Nos emocionamos por el dinero, porque SABEMOS que lo podemos usar para comprar alimentos, vivienda, ropa, entretenimiento, y todo lo que queremos. Sabemos que tener un montón de dinero es igual a libertad. La libertad de vivir donde queremos, ponernos lo que queremos, comer lo que queremos, pasar nuestro tiempo haciendo lo que queremos, etc. Esas son las cosas que nos hacen sentir feliz, no pedazos de papel y metal. 

Si has estado visualizando que el dinero viene a ti por algún tiempo y no está apareciendo, intenta esto en su lugar: 

Haz una lista de las cosas que quieres comprar o hacer en un futuro próximo. A continuación, pasa unos minutos cada día visualizando el tener o hacer esas cosas. No te centres en el dinero, sólo en las cosas que tu dinero va a permitir que hagas.

Por ejemplo, si realmente necesitas un coche más nuevo y has estado tratando de manifestar el dinero suficiente para comprar uno, en lugar eso comienza a visualizarte conduciendo tu coche nuevo. Vélo aparcado en tu garaje o aparcamiento. Véte a ti mismo lavándolo, sentado en el asiento del conductor jugueteando con el equipo de música, el GPS... lo que harías si realmente fueras dueño de ese coche. Incluye tantos detalles como sea posible. ¿De qué color es el coche? ¿Cómo huele el interior? ¿Cuáles son algunas de las características que tiene? ¿Cómo te sientes cuando estás conduciéndolo?

Que la visión sea tan clara y real como sea posible, y en poco tiempo comenzarás a atraer los recursos exactos que necesitas para obtener ese coche. Quizás eso incluirá dinero para comprarlo, o tal vez vendrá a ti de otra manera. 

Pero incluso antes de recibir ese coche, vas a notar que comienzas a sentirte realmente feliz: ¡de la misma forma en que te sentirás cuando poseas el coche! 

Y cuando irradies en forma constante esas vibraciones al universo, el universo debe devolver las circunstancias y experiencias que se correspondan con esas vibraciones. 

En otras palabras, sentirlo, ¡lo atrae! 

Ten en cuenta también que incluso los bienes tangibles no pueden "hacerte" feliz. Sin duda pueden contribuir a una sensación de bienestar y felicidad, pero la verdadera felicidad viene de dentro. Viene de un enfoque en las cosas que te hacen feliz. Las cosas que te inspiran, te sorprenden, que te elevan emocionalmente.

Y eso se puede hacer, independientemente de la cantidad de dinero que tengas disponible. Así pues, que sea una actividad muy importante para ti el enfocar tus pensamientos en las cosas buenas cada día. Concéntrate en tus bendiciones. Céntrate en las personas que amas, y las personas que te quieren. Céntrate en la bondad en el mundo. Concéntrate en las cosas que te hacen reír.

Ese es el verdadero camino a la felicidad. 

Los sentimientos de felicidad atraen automáticamente más dinero, amor, abundancia, alegría, paz, bienestar ¡y todas las cosas buenas! Haz todo lo que puedas para sentirte feliz cada día y todo lo demás caerá fácilmente.

¡Deseándote inmensa abundancia en cada área de tu vida! 


Wendy Betterini

No hay comentarios