Breaking News



Gracias y Hágase Rico

gratitud-riqueza

La gratitud es como un músculo. Se necesita de ejercicio regular para fortalecerlo y hacerlo más fuerte. Y si te encuentras en una situación donde parece que no hay mucho que agradecer, encontrarás de mucha utilidad tratar de forzar la gratitud. Es resbaladiza de esa manera, un poco como tratar de forzarse a dormir cuando estás despierto. En esas condiciones, la clave es simplemente relajarse y dejarte llevar dispuesto a ser agradecido. He oído decir una vez que no hay nadie que no tenga aunque sea algo qué agradecer. Es imposible. Es una elección. En cada momento.

Una vez que el músculo de la gratitud es entonado por el uso regular y la repetición, puedes encontrar que las cosas que antes eran difíciles de realizarse ahora las haces sin esfuerzo, al igual que caminar cuatro o cinco tramos de escaleras cuando estás en forma.

¿Sabías que es posible establecer un nuevo hábito con 21-28 días consecutivos de práctica? Así que, si la práctica habitual de la gratitud va a cambiar para mejor la forma en que ves prácticamente todo en tu vida, ¿por qué no trabajar en ella ahora mismo?

Te prometo que este ejercicio no es aburrido, no es necesario un equipo especial o ropa especial, y ¡no tienes que preocuparte de hacer el ridículo delante de extraños!

Aquí está:

Cada día, durante los próximos 21 días, expresa tu gratitud y reconocimiento a una o más personas -a través de correo electrónico, teléfono, notas o cartas, o en persona. Puede ser que la gratitud expresada sea de lo más pequeña y aparentemente insignificante -una palabra amable, una sonrisa de aliento. Se puede incluso pedir hablar con el supervisor de alguien que te da un extraordinario servicio en una tienda o restaurante con el fin de ofrecer alabanza y agradecimiento.

Esto último es especialmente poderoso. Samuel Goldwyn (uno de los fundadores de la Metro Goldwyn Mayer, el estudio de cine gigante) dijo una vez: "Cuando alguien haga algo bueno, aplaude. Harás felices a dos personas." Al reconocer y agradecer a alguien en una vía pública, se llegan a difundir las buenas sensaciones en un tono aún más amplio.

Tómate unos minutos para hacer una lista de gratitud: todo lo que puedas pensar que puedes agradecer durante los próximos 21 días. Añade cosas cada día a la misma. Con esta práctica te darás cuenta de lo enormemente bendecido que ya eres. Haz de esto un juego. Diviértete.

"Recuerde", dice Wallace Wattles, "que su gratitud estará ayudando a organizar las líneas de transmisión a lo largo de las cuales sus riquezas vendrán a usted, al ser agradecido. Esto le llevará a relaciones armoniosas y todo lo bueno se moverá hacia usted."

Para algunos de nosotros en este momento, esto puede ser un gran desafío. Bueno, ¡ese es exactamente el punto! Y los resultados de la creación del hábito de la gratitud son enormes, también. Busca lo bueno. Busca los puntos en común. Concéntrate en lo que une en lugar de lo que separa.

Ahora, mientras estás involucrado en reconocer y expresar tu gratitud, observa cómo te hace sentir. (¿Y cómo ese gran sentimiento perdura y hace que todo parezca mejor!)

Una palabra de advertencia: ¡No lo hagas con la idea de que la otra persona responda en especie. Eso puede o no puede suceder. Pero este ejercicio no se trata de eso, se trata de que aprendas a sentir y expresar la gratitud. Cuando aprendas a hacerlo, serás verdaderamente rico.


Rebecca Fine

No hay comentarios