Breaking News



Sanando las Heridas Causadas por la Religión

religion-catolica

Advertencia: Si te sientes satisfecho con tu religión y encuentras algún tipo de apoyo espiritual en ella, por favor no leas este artículo.

"Permíteme explicarte la Buena Noticia que mi religión proclama" dijo el predicador. El Maestro era todo oídos. "Dios es amor y nos ama y nos recompensa eternamente si cumplimos con sus mandamientos."
"¿Sí...?" Dijo el Maestro. "Entonces esa noticia no es tan buena, ¿no crees?"
-Anthony de Mello

En esta ocasión he decidido escribir sin tapujos sobre un tema del que ya es hora de que se hable abiertamente. Desde hacía tiempo algo dentro de mi me empujaba a escribir algo sobre estos temas y ahora he decidido hacerlo.

Crecí en una familia profundamente católica. Desde pequeño asistí a los rituales religiosos y fui contaminado gravemente con todas las ideas absurdas y dogmas de la religión. Constantemente se me hablaba del diablo; del infierno; del purgatorio; del temible Juicio Final; de la ira de Dios; de que Jesús es el cordero sacrificado de Dios; de que Adán y Eva pecaron y provocaron la ira de Dios; de que todos los niños nacen en pecado (porque Adán y Eva pecaron); de que Dios te juzga y te castiga implacablemente llevando siempre una lista de todas tus faltas; de que todos somos miserables pecadores que tenemos que suplicar a un Dios allá en lo alto para que se compadezca de nosotros; de que no somos dignos de nada; de que si sufres en esta vida harás grandes méritos para que Dios te premie con el paraíso; de que morir por la religión equivale a un viaje directo al paraíso por toda la eternidad; de que el sexo es malo; de que cuestionar los dogmas de la iglesia es malo y una herejía; de que la religión católica es la única que te garantiza la salvación de tu alma...


¿Sigo?... 

No... creo que con esto basta para darnos una idea de las barbaridades que la religión predica a sus mansos corderos.

Aunque en este artículo me centro concretamente en la religión católica, eso no significa que las demás religiones salgan bien libradas. No es así. Tan solo hay que ver lo que sucede a diario en Medio Oriente para darnos cuenta de lo que ocurre cuando las personas rigen sus vidas por la religión. Nacen, viven y mueren para la religión. Matan hasta en nombre de Dios. Crean guerras en nombre de Dios. Castigan, limitan y matan salvajemente a las mujeres por razones ridículas e inverosímiles solo porque así lo mandan sus "sagradas leyes".

Pero, tomando en cuenta que en nuestros países de latinoamérica la iglesia católica reina soberana desde la época de los conquistadores, y es la religión que domina a nuestros pueblos, he decidido escribir este artículo tomando como base el catolicismo (cristianismo) para toda mi gente latina.


Vamos a ver... 

Yo sé que este es un tema muy extenso y que no se puede tratar en un solo artículo, pero trataré de centrarme en algunos puntos que considero importantes para ayudarte a PENSAR, pero a pensar de verdad por ti mismo sobre estas cuestiones y no como nos enseñaron a pensar nuestros padres (víctimas de víctimas), guías religiosos y la mente colectiva.


Vamos entonces a echar algo de luz sobre estos temas "prohibidos" o que se consideran "verdades incuestionables" o "cosas de Dios".

Por principio de cuentas me gustaría llamar tu atención sobre algo que considero que es de suma importancia y que los católicos jamás se cuestionan (y si se los comentas tratan de conciliarlo y justificarlo tontamente). ¿Te has dado cuenta de que el dios del antiguo testamento, el dios de Moisés, y de los grandes profetas de la antigüedad es un dios despiadado y sanguinario que extermina pueblos enteros sin misericordia alguna y que exige horripilantes holocaustos de animales, con los que parece gozar enormemente? ¿Porqué a este dios le atrae tanto la sangre, el dolor y la muerte de humanos y animales por igual? Podría presentar aquí infinidad de citas bíblicas que demuestran estas increíbles barbaries en contra de la Humanidad, pero creo que no es el caso ni el formato del blog. Y no puedo más que sorprenderme enormemente al saber que a ese dios lo siguen adorando judíos, católicos y cristianos por igual !!!

Por otro lado, ¿te has dado cuenta de que Jesús siempre hablo de un Dios que es todo Amor y compasión al que llamó "El Padre"? ¿Te has dado cuenta de que Jesús jamás se refirió a Dios con el nombre que se le daba en el Antiguo Testamento? Más todavía...¿Te has dado cuenta de que Jesús contradice en muchas ocasiones los mandamientos de ese dios castigador e irascible? ¿Será por eso que los Judíos se le echaron encima pues estaba contradiciendo a su dios y a sus leyes despiadadas?


Inquietantes preguntas ¿no te parece?... 

No deseo hablar más sobre este tema particular para no salirme por la tangente. Mi intención al comentarte estas cosas es que aprendas a pensar y a cuestionar por ti mismo. No voy a cometer el error de decirte en qué debes creer y en que no.

¿Fundó Jesús una religión? Realmente estoy convencido de que no fue así. Jesús era un revolucionario espiritual y sabía muy bien que si fundaba una religión su mensaje sería tergiversado según los intereses de unos cuantos perjudicando así a las almas. No, Jesús no fundó ninguna religión, quienes la fundaron fueron los primeros padres de la iglesia y el emperador romano Constantino que le dio una proyección masiva, adaptándola maliciosamente a sus ambiciones imperiales.

Pero volvamos a todo ese bagaje de datos que mencionamos en un principio y que la religión mete en la cabeza de sus seguidores a través de un proceso muy efectivo de lavado de cerebro.

Ese tipo de información, ese tipo de dogmas religiosos, creencias y conjeturas, lo único que hacen es aniquilar el alma del individuo, destrozar su autoestima, pisotear y reprimir su potencial ilimitado, acabar con su dignidad humana y orillarlo a vivir una vida llena de miedos, frustraciones, enfermedad, miseria (material y espiritual) e infelicidad.

"Toda enfermedad proviene de una orden  que hemos recibido en la infancia obligándonos a realizar lo que no queremos y de una prohibición que nos obliga a no ser lo que en realidad somos. El mal, la depresión, los temores resultan de una falta de conciencia, de una olvido de la belleza, de una tiranía familiar, del peso de un mundo de tradiciones y religiones obsoletas."
-Alejandro Jodorowsky

Hace muchos años, el maestro Joseph Murphy decía que toda persona que se considere pecadora jamás sería feliz. Qué razón tenía. ¿Cómo puedes ser feliz en la vida si constantemente te das golpes de pecho diciendo una y otra vez "por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa..."? ¿Cómo puedes ser feliz si te consideras un pecador miserable indigno a los ojos de Dios? ¿Cómo puedes ser feliz si desde pequeño te dijeron que naciste cargando un pecado "original"? ¿Cómo se puede ser feliz si crees en un dios vengativo y que manda a sus hijos al fuego eterno? Y luego nos extrañamos de ver a tanta gente que no sabe ser feliz, que no sabe y no se permite disfrutar de la vida. ¡No podría ser de otra manera! Son conceptos e ideas que como virus penetran en las mentes de las personas religiosas afectando seriamente sus vidas en todos los aspectos.

"Cuando escuchas a la gente en la iglesia devaluándose y diciendo que son pecadores miserables y todo eso, parece despreciable y no digno de seres humanos que se respeten."
-Sir Bertrand Russel

"A los niños nunca se les debe decir que nacieron en el pecado. Se les debe enseñar que son hijos de Dios, que Dios es su verdadero Padre, y que Dios es Amor."
-Joseph Murphy

Es por demás conocido el hecho de que un pueblo sumido en el miedo y la ignorancia es más fácil de dominar. La religión ha utilizado estas dos armas poderosas para someter a las masas y hacer crecer su poder e influencia en la sociedad. Realmente debemos tener mucho cuidado de aceptar conceptos, ideas, dogmas y creencias solo porque nuestros padres crecieron con esas ideas, o porque la gran mayoría de las personas a nuestro alrededor viven con esos conceptos. Debemos aprender a "cuestionar el dogma" como dice Deepak Chopra, porque solo así vamos a poder liberarnos de la mátrix del condicionamiento social en la que viven más del 95% de la población mundial. Tal vez en un principio temamos represalias de gente de nuestra familia o de nuestro entorno habitual, pero eso no debe detenernos a PENSAR y a DECIDIR por nosotros mismos en lugar de que "otros" lo hagan por nosotros.

"Todas las religiones no son otra cosa que invenciones humanas para aterrorizar y mantener esclava a la humanidad y monopolizar el poder y el dinero."
-Thomas Paine

Creo definitivamente que la verdadera espiritualidad no tiene nada que ver con la religión. Más aún, estoy convencido de que la religión hunde en las tinieblas de la ignorancia, la culpa y el miedo a las personas, distorsionando así seriamente su perspectiva de la vida y retrasando terriblemente la evolución del alma. La verdadera espiritualidad tiene más que ver contigo mismo que con creencias, dogmas de fe, sacerdotes, dioses y religiones. La verdadera espiritualidad es un acto sublime entre tú y tu Verdadera Esencia. La verdadera espiritualidad no tiene nada que ver con conceptos creados por los hombres. La verdadera espiritualidad está más allá de los conceptos dualistas de bueno y malo, correcto o incorrecto, pecador o santo, ateo o creyente, etc. La verdadera espiritualidad no exige adorar a dioses o entidades externas a ti. La verdadera espiritualidad es una experiencia que te corresponde a ti solamente y tiene mucho que ver con el desarrollo de tu capacidad para "ESTAR en el Aquí y Ahora", poner tu atención plena en el momento presente y tomar conciencia de que todo es sagrado y divino.

Así pues, espero que al leer este artículo comiences a cuestionar tus creencias religiosas y exponerlas de una vez por todas ante la luz de la verdad (la verdad que yace en tu interior). Si resisten, puedes seguir con ellas; si no, entonces es hora de que te vayas deshaciendo de todo ese equipaje obsoleto que solo ralentiza tu progreso.


Para terminar te diré simple y llanamente: 


Busca en tu interior... ahí se encuentra lo que tanto has buscado en la religión.




Enrique Nieto

Artículos publicados sobre este tema:

No hay comentarios