Breaking News



Alegrando tu Alma

nino-con-violin

"Ser demasiado serio se vuelve hábito."
-Karen Casey

Si bien algunos tesoros sólo pueden ser extraídos mediante una paciente y laboriosa excavación, otros están en tu entorno y a la mano. Nutrir tu vida espiritual es una tarea que dura toda tu existencia y tiene que ser tomada muy en serio, pero no la habrás comprendido del todo si haces de ella sólo trabajo y nada de juego. Cuando tomas tus vitaminas para el alma de manera fiel, estás más consciente de lo que es importante en tu vida, más presente para la gente y más sereno conforme das a tu alma lo que anhela. Pero asimismo si no te encuentras más alegre, más emocionado con la vida y más confiado de que Dios está involucrado amorosamente con el Universo, entonces te estás perdiendo de un nutriente vital.

Un alma saludable es un alma feliz. La risa viene más fácilmente a alguien cuyo espíritu está siendo alimentado y que, como resultado, tiene una perspectiva realista de la vida. La gente realista no se rehúsa a ver el sufrimiento que puede haber en este planeta; pero tampoco permite que este sufrimiento le robe la gratitud y la alegría de disfrutar varias realidades terrenales y celestiales que vale la pena celebrar. Nadie lo ha dicho mejor que el sacerdote holandés Henry Nouwen: "Las personas alegres no necesariamente hacen bromas, ríen o sonríen. No son personas con una perspectiva optimista de la vida que siempre relativicen la seriedad de un momento o de un hecho. No; las personas alegres ven con los ojos abiertos la realidad de la existencia humana y, al mismo tiempo, no son sus prisioneros. Se compadecen por los que sufren pero no se mantienen en el sufrimiento; te indican que más allá hay un lugar de paz que durará para siempre."

No importa a qué te estés enfrentando ahora -quizá son los miedos o las incertidumbres de la transición, el fastidio de lo cotidiano, la emoción de una nueva oportunidad de amor o la tristeza de una pérdida-, tomar tus vitaminas de alegría es esencial. Alguien ha dicho: "Lo contrario de la alegría no es la tristeza. Es la incredulidad". Si no creemos en la bondad esencial de Dios, en el enorme potencial del espíritu humano y en la soberanía de la luz sobre la oscuridad, entonces la celebración en medio de las crueles realidades de la vida es absurda, y, también, las risas que experimentamos cuando la vida está "bien" suenan falsas.

Cuando miras dentro de tu alma, ¿ves oscuridad o ves luz? ¿Pena o alegría? Si eres honesto, reconocerás ambas. Y conforme creces espiritualmente, las apreciarás. No estarás encerrado entre tinieblas ni serás deslumbrado por la superficial frivolidad. Beberás tu cáliz de dolor, pero no será mortal para tu alma. No tendrás que huir del sufrimiento fingiendo creer que no está tan mal, ni serás engañado por su crueldad: la vida es todavía una regalo y Dios aún está a cargo de ella. Hay una razón para celebrar.

La escritora y oradora Luci Swindoll nos da una llamada de alerta: "Cada uno de nosotros está rodeado de oportunidades de emocionarse e involucrarse en las actividades que tenga a mano. Pero estamos aguardando a que alguien dé el primer paso. Aguardamos a que las cosas se compongan, se aligeren o desaparezcan. Aguardamos la llegada de una barco que nunca zarpó". No cometamos el error de esperar a la vida. Aquí está. Éste es tu precioso tiempo sobre la Tierra.

Aprovecha todo para crecer. No dejes afuera ningún ingrediente. Y cuando te estés lamentando, no olvides que la vida es también para bailar. Cuando tus sueños se estén desvaneciendo, no olvides que Dios te dará nuevos sueños. Y cuando estés llorando, no olvides que "por la noche durará el lloro y por la mañana llegará la alegría".


Traci Mullins & Ann Spangler

No hay comentarios