Breaking News



El Secreto para Conseguir lo que Quieres

flor-loto

Como explico en mi libro, Las siete leyes espirituales del éxito, en términos espirituales, el éxito se mide por la forma eficiente, sin esfuerzo, en que co-creamos con el universo. El trabajo duro, la lucha y la frustración son lo contrario de lo que los antiguos sabios enseñaban, ellos sabían que el espíritu está en el origen de todo logro en la vida. Siempre comenzaban con la fuente, y definían la fuente como la potencialidad pura, que es puramente conciencia no manifestada. La belleza de mirar primero a la fuente se basa en el hecho de que el poder reside allí, el poder de nuestro ser interior, el poder de nuestro espíritu.

Con el conocimiento y la práctica de las siete leyes espirituales, nos alineamos con la inteligencia de la naturaleza, y nuestros sueños y deseos son fácilmente cumplidos. Cuando entendemos estas leyes, y las aplicamos en nuestra vida, todo lo que queremos puede ser creado. Aquí, vamos a explorar la segunda ley espiritual del éxito: 

La Ley de Dar y Recibir

La segunda ley espiritual del éxito, la ley de dar y recibir, se basa en el hecho de que todo en el universo opera a través de un intercambio dinámico. Cada relación es de dar y de recibir, porque dar y recibir son aspectos diferentes del flujo de energía en el universo. Si detenemos el flujo de energía, interferimos con la inteligencia de la naturaleza. Tenemos que dar y recibir con el fin de mantener el dinero, o cualquier cosa que queramos, circulando en nuestras vidas. 

Liquidez, nuestra palabra para denominar al dinero, deriva de una palabra latina que significa "correr o flujo." El dinero es un símbolo de la energía de la vida que da y la energía de la vida que recibimos como resultado del servicio que ofrecemos a los demás. Como un río, el dinero debe fluir, de lo contrario, comienza a detenerse y se estanca. La circulación lo mantiene vivo y vital. Si paramos la circulación de la energía vital, si nuestra intención es mantener nuestro dinero y atesorarlo, detenemos su circulación en nuestras vidas. La intención detrás de nuestro dar y recibir es lo más importante. Cuando el acto de dar es alegre, cuando es incondicional y desde el corazón, entonces la energía detrás de las donaciones se incrementa muchas veces. Pero si lo damos a regañadientes, no hay energía detrás de esa entrega. Si sentimos que hemos perdido algo a través del acto de dar, entonces el regalo no es verdaderamente dado y no causará aumento. 

La Ley de Dar y recibir es simple: 

Si quieres amor, aprende a dar amor, si quieres atención y aprecio, aprende a dar atención y aprecio, si quieres la riqueza material, ayuda a los demás a ser materialmente ricos. Si quieres ser bendecido con todas las cosas buenas de la vida, aprende a bendecir silenciosamente a todos con todas las cosas buenas de la vida. Cuanto más das, más recibirás. En tu disposición a dar lo que buscas, mantendrás la abundancia del universo circulando en tu vida. 

La abundancia tiene expresión material, pero lo que realmente está en circulación es la conciencia. Incluso la idea de dar, en pensamiento una bendición, o una simple oración tiene el poder de afectar a otros. El pensamiento tiene el poder de transformar.

La mejor manera de experimentar la ley del dar y recibir es dando un regalo a todos con los que entras en contacto. Esto no tiene que ser en la forma de cosas materiales. Los dones de cuidado, afecto, aprecio y amor son algunos de los regalos más preciados que puedes dar, y que no te cuestan nada. Una de las cosas que me enseñaron cuando era niño fue que nunca podría ir a casa de nadie sin llevar un regalo. Puedes decir, "¿Cómo puedo dar a los demás cuando no tengo suficiente para mí mismo?" Puedes llevar una nota que diga algo acerca de tus sentimientos por la persona que estás visitando. Puedes dar una flor, un cumplido o una oración. Cada vez que conozcas a alguien, envía en silencio a esa persona una bendición. Este tipo de entrega silenciosa es muy poderosa. A donde quiera que vayas, y como tú des, tú recibirás. Cuando recibes, tu capacidad de dar aumenta, y más aumentará la confianza en los efectos milagrosos de esta ley.

No hay nada que te falte, porque tu naturaleza esencial es una de potencialidad pura y posibilidades infinitas. Eres inherentemente rico sin importar que tengas mucho o poco dinero, porque la fuente de toda riqueza es el campo de la potencialidad pura que sabe cómo llenar todas las necesidades.

Dar y recibir son algo natural del flujo de la vida -la interacción armoniosa de todos los elementos y las fuerzas que estructuran el campo de la existencia. El intercambio de energía es un proceso que tiene su propio calendario, organización y belleza. Tu vida se desarrolla de la misma manera. Todo lo que viene a ti, no es algo que ganas, sino un don dado libremente por el universo, lo que significa que proviene de un profundo conocimiento de lo que necesitas. 

Piensa en todas las cosas que se te han dado libremente sin que tengas que pedir por ellas. Sólo experimentar gratitud te permite participar en la ley de dar y recibir. La naturaleza apoya todas tus necesidades y deseos, incluyendo tu necesidad de alegría, amor, risa, armonía, y conocimiento. Busca estas cosas no sólo para ti, sino para los demás, y todo lo demás vendrá espontáneamente a ti. 

Para disfrutar de la ley del dar y recibir: 

1. Da un regalo a todo aquél con el que te encuentres, ya sea un cumplido, una flor o una oración. Esto comenzará el proceso de circulación de la alegría y la prosperidad en tu vida y en las vidas de los demás. 

2. Agradece al recibir cada regalo que la vida te ofrece. Sé abierto a recibir, ya sea un regalo material de los demás, un cumplido o una oración. 

3. En silencio, desea que todos se encuentren con la felicidad, la alegría y la risa. Al dar y recibir los dones de cuidado, afecto, aprecio y amor, aumentarás la riqueza que circula en tu vida.


Deepak Chopra
http://www.healyourlife.com/

No hay comentarios