Breaking News



Las 5 Claves del Bienestar

bienestar-felicidad

Mover

Movamos la cama, el cuerpo, los estantes. Demos un paseo, una caminata, tomemos distancia de las relaciones en las que nos sentimos estancados. Cambiemos la perspectiva. Acerquémonos a quienes nos reciben con autenticidad y alientan nuestros sueños más desbordantes. No tenemos que mover montañas, solo cambiar levemente la posición de una piedrita puede hacer maravillas.

Tocar

Toquemos esa parte de nuestro cuerpo, la que más amamos. Abracémonos en la panadería, en el estacionamiento, en la puerta, por toda la ciudad. Besémonos en la mejilla. Acariciemos más a nuestro gato, mimemos más a nuestro perro. Disfrutemos de las sensaciones que nos da un pañuelo de seda, una madera bien lijada. Y también el musgo, la corteza de los árboles, una roca, el agua. Cuanto más lo hagamos menos nos tropezaremos con una sensación de dolor al tocar.

Escuchar

Sentémonos en silencio y veamos cuánto existe para ser escuchado. Escuchemos a los demás. ¿Qué dicen, realmente? Escuchemos las últimas notas de cada canción. Escuchemos nuestra voz interior -la que sólo se oye cuando disminuye el ruido de cada día-; el susurro de una hoja, el llamado de una rana, cómo chisporrotea y estalla la madera en la estufa de leña. Escuchemos a los dedos de los pies, escuchemos con el corazón y, siempre escuchemos aquello que nunca se dice con palabras.

Sentir

Sintamos el dolor, la alegría, hasta sentir que estamos a punto de evaporarnos. Ríe con toda tu alma, ama desde los lugares más profundos del corazón, desmáyate ante la sensualidad de la vida misma. Cuando la arrogancia o la desatención de alguien nos dé rabia, ¡sintamos cómo esa rabia se eleva con un bramido! Si no estamos sintiendo de verdad, no estamos verdaderamente vivos. Simplemente, nos estamos moviendo mecánicamente.

Confiar

Dejemos de darnos explicaciones, de justificarnos. Uno sabe lo que sabe ¿no es cierto? Ese latir interior es nuestra verdad más profunda. Nos dará el mejor apoyo; cuando la negamos o la dejamos de lado se produce un efecto contrario al esperado.

Asimilemos la información que llega de todos los ángulos, pero tengamos confianza en que, al final, es uno, y solamente uno, el que sabe lo que es mejor para uno mismo. Si estamos todo el día con el anhelo de pintar, entonces eso es lo que debemos hacer. Si tenemos ansias de caminar por la playa, encontremos la manera de llegar al mar.


Rachel Snyler

No hay comentarios