Breaking News



No Tengo Edad, Tengo Vida

rejuvenecer

Hemos publicado mucha información sobre el tema de la edad. En realidad nuestro objetivo ha sido siempre el transmitir la verdad de que la llamada "edad" es sólo un juego de la mente limitada. Está más que comprobado científicamente que nuestros pensamientos influyen en nuestra fisiología. Cada pensamiento que concebimos influye, para bien o para mal, en cada una de las células que componen nuestro cuerpo. Literalmente creamos y recreamos a nuestros cuerpos por la forma en que pensamos la mayor parte del tiempo y también por nuestras creencias más profundas.

A continuación, presentamos una bella reflexión que nos habla sobre la importancia de adoptar la recta actitud mental respecto a la llamada edad y el paso del tiempo (ilusión de la mente)...


Algunos de nosotros envejecemos, de hecho, porque no maduramos. 

Envejecemos cuando nos cerramos a las nuevas ideas y nos volvemos radicales. 

Envejecemos cuando lo nuevo nos asusta. 

Envejecemos también cuando pensamos demasiado en nosotros mismos y nos olvidamos de los demás. 

Envejecemos si dejamos de luchar. 

Todos estamos matriculados en la escuela de la vida, donde el Maestro es el Tiempo. 

La vida solo puede ser comprendida mirando hacia atrás. 

Pero solo puede ser vivida mirando hacia adelante. 

En la juventud aprendemos; con la edad comprendemos… 

Los hombres son como los vinos: la edad estropea los malos, pero mejora los buenos. 

Envejecer no es preocupante: ser visto como un viejo si que lo es. 

Envejecer con sabiduría no es envejecer 

En los ojos del joven arde la llama, en los del viejo brilla la luz. 

Siendo así, no existe edad, somos nosotros que la creamos. 

Si no crees en la edad, no envejecerás hasta el día de tu muerte. 

Personalmente, yo no tengo edad: ¡Tengo vida! 

No dejes que la tristeza del pasado y el miedo del futuro te estropeen la alegría del presente. 

La vida no es corta; son las personas las que permanecen muertas demasiado tiempo. 

Haz del pasaje del tiempo una conquista y no una pérdida. 


Anónimo

No hay comentarios