Breaking News



Emprende estas Acciones para Crear la Vida Exacta que Deseas

sabiduria-interior

Por Deborah Fairfull

Cuando estamos luchando o deprimidos, es fácil culpar a fuentes externas tales como nuestro socio, situación laboral, o el comportamiento de nuestros amigos.

Nuestro verdadero enemigo no anda por ahí, en realidad está dentro, ¡es nuestra propia mente!

Cuando nuestra mente está quieta, estamos tranquilos y en paz y la vida parece maravillosa. Si estamos pensando en positivo, afirmamos nuestra vida, nuestros pensamientos hacia nosotros y hacia los que nos rodean son positivos, y en general, nuestra vida se desarrolla de una manera fluida y amorosa.

Hay una gran conciencia ahora, de que nuestros pensamientos crean nuestra realidad. Mientras que muchos de nosotros hacemos un gran esfuerzo para estar atentos y no pensar en cosas negativas, este proceso puede ser frustrante y agotador, cuando nos sorprendemos volver a caer en nuestros mismos viejos patrones de pensamiento.

Entonces, ¿cómo trascender estos patrones de una vez por todas?

Es cierto que este es un proceso que implica la formación de nuestra mente para estar en paz al igual que entrenamos nuestro cuerpo para estar en forma. Esto implica un poco de tiempo y paciencia, sin embargo las recompensas valen la pena.

1. Toma conciencia de tus propios pensamientos

Nuestros pensamientos crean nuestros sentimientos resultantes. Por ejemplo, si estamos pensando "Hoy es un día maravilloso" estaremos propensos a sentirnos felices. Si estamos pensando: "La vida es difícil y todo va mal para mí", es posible que te sientas triste o incluso deprimido.

De hecho, en realidad tenemos reacciones a nuestros patrones de pensamiento, es decir, tenemos pensamientos sobre nuestros pensamientos. Cuando pensamos en cosas tristes, podemos obtener enseguida más y más pensamientos que nos mantengan enojados o tristes ¡porque inicialmente estamos pensando esos pensamientos! Cuando somos felices estamos por lo general encantados y excitados con nuestra propia felicidad.

2. Observa desde un lugar silencioso dentro de ti

La mayoría de nosotros sabemos que tenemos un mundo interior. Al damos cuenta de esto, obtenemos la capacidad de ir de las reacciones automáticas e inconscientes a nuestro propio mundo interior y liberar definitivamente la tensión y la preocupación que la mente puede crear.

Hacemos esto mediante la observación de nuestro mundo interior, nuestros pensamientos y sentimientos desde ese lugar sabio y silencioso en nuestro interior, conocido como el observador o testigo. Al igual que el cielo permite a las nubes pasar a través de él de una manera serena y estable, nosotros también podemos permitir que nuestros pensamientos y emociones pasen a través de nuestro mundo interior, sin reaccionar a ellos.

Podemos relacionarnos con nuestra estabilidad y sabiduría interior en lugar de la inestabilidad que los pensamientos pueden crear. Cuando nos damos cuenta de nuestra mente errante o de reaccionar a la forma en que estamos pensando o sintiendo, podemos conscientemente dirigir nuestra atención a la respiración o a un mantra.

3. Vuelve a conectar con la respiración

Nuestra respiración es nuestra fuerza vital que nos conecta con la fuerza de vida universal.

Reenfocar en nuestra respiración nos centra en algo más grande que nosotros mismos, que nos libera de la trampa de los pensamientos que la mente puede crear (conocido como atrapamiento mental).

4. Encuentra tu mantra perfecto

Un mantra es una palabra o serie de palabras que repetimos una y otra vez a nosotros mismos y que tiene el efecto de calmar y entrenar la mente para no vagar en cosas que no queremos.

Ejemplos de mantras incluyen: OM, Amor, Ram u Om Namah Shivaya o cualquier palabra que consideres adecuada para ti.

5. Simplemente permanece presente

En última instancia queremos ser capaces de pensar nuestros pensamientos, sentir nuestras emociones, y soltarlas. Esto nos permite estar presentes en el momento y acceder a nuestra verdadera fuente de sabiduría interior.

Cuando nuestra mente está ocupada, ansiosa o estresada con pensamientos, hacemos que sea difícil escuchar nuestra sabiduría o lo que nuestro corazón nos está diciendo. Nuestros pensamientos son como la estática en una radio, que nos impide escuchar mensajes claros.

Nuestra mente puede vagar en cualquier lugar, en cualquier momento, pero también tenemos el poder de redirigir nuestros pensamientos en cualquier lugar, en cualquier momento, mientras estemos conduciendo o de compras, por ejemplo. Todo lo que tenemos que hacer es redirigir nuestra conciencia de nuestros pensamientos a nuestra respiración o mantra.

En lugar de que nuestra mente nos lleve por un camino de estrés o caos, es posible para nosotros ser los maestros de nuestra mente y mundo emocional y determinar nuestra realidad.

Podemos ser capaces de observar el flujo de nuestra mente, lo que nos permite dar forma a lo que nos convertimos. Esto en lugar de volver a caer en las formas inconscientes de pensamiento que han sido moldeadas por nuestro pasado o el acondicionamiento. Mediante la creación de un sentido de desapego de nuestros pensamientos, nos permitimos experimentar nuestra fuente divina de alegría natural que fluye hacia nosotros desde dentro. Cuando no reaccionamos a nuestra charla mental tediosa, ésta desaparece y sentimos a continuación una amplia y profunda satisfacción interior.

Cuando hablamos de ser testigos de nuestro mundo interior, no estamos hablando de la represión o la negación de nuestros pensamientos, sino más bien de reconocer las cosas y permitir que sean.

Este es un proceso de permitir que nuestros pensamientos y sentimientos surjan y se disuelvan sin luchas. Esta forma de ser ayuda a no luchar en contra de nuestro mundo exterior, en cambio, nos permite crear nuestro mundo de una manera sabia y amorosa.


Fuente: http://www.finerminds.com/

No hay comentarios