Breaking News



Encienda su Fuerza Magnética

ley-atraccion-fuerza-magnetica

Por Harold Sherman

¿Alguna ocasión experimentó con un imán y limaduras de hierro? Un imán tiene fuerza de atracción; las limaduras tienen propiedades magnéticas que responden cuando se ponen en contacto con un campo magnético.

Primero coloca el imán bastante lejos del montón de limaduras de hierro para que no les llegue su atracción magnética. No ocurre nada.

Después acerca el imán un poco más. Ve que briznas diminutas alrededor de los bordes del montón de limaduras comienzan a apartarse y a adherirse al extremo del imán, moviéndose a través del espacio cargado.

Entonces adelanta el imán de manera que todo el montón de limaduras de hierro quede dentro de su campo... y se produce un movimiento instantáneo en masa de las partículas magnetizadas para apiñarse en los polos.

Usted tiene el control de esta operación. Puede retirar las limaduras de hierro, volver a ponerlas sobre la mesa y acercar el imán desde cualquier dirección que decida... y serán arrastradas hacia usted rápidamente.

Sin embargo, si decide no utilizar el imán; si con toda su fuerza de atracción, lo deja ocioso, las limaduras de hierro permanecerán quietas. Al mirarlas no se diría que poseen alguna capacidad para responder a la atracción magnética. Parecerían una masa inerte, incapaz completamente de cualquier movimiento.

Ahora, como ilustración, imagine que este montón de limaduras de hierro son las oportunidades que necesita para alcanzar lo que desea en la vida. Estas limaduras de hierro están por ahora fuera de su alcance; pueden no estar siquiera a la vista; existen por el momento en su futuro.

La única forma en que puede atraer estas oportunidades hacia usted es mediante la fuerza magnética de su mente. La fuerza está allí, tal como existe en un imán físico, pero no funciona automáticamente. Usted tiene que controlar y dirigir este poder.

Debe hacerlo primero decidiendo en qué dirección quiere ir... apuntando luego su mente en esa dirección, como lo haría con un imán. Represente su objetivo claramente en su mente. Véase haciendo, siendo o teniendo lo que desea. Véalo con fe y la determinación de efectuar todo esfuerzo hacia su realización.

Cuando usted hace esto, cuando ha decidido "¡esto es lo que quiero!", magnetiza instantáneamente la fuerza creadora en su interior. Este poder principia a cargar el mismo "éter mental" en torno suyo, se extiende a través del tiempo y del espacio hacia las "limaduras de hierro", las oportunidades que necesita, en la forma de condiciones, circunstancias, recursos y personas, para atraer todos los elementos requeridos para ayudar a realizar todo lo que se ha representado en su mente.

Hasta que haga un movimiento positivo en la dirección de las cosas que desea, no atraerá nada que valga la pena. Sin decisión no puede magnetizar apropiadamente el poder dentro de usted. Un estado mental inestable atrae sólo condiciones inestables.

Mantenga en su mente la idea del imán y las limaduras de hierro al enfrentarse a los distintos problemas en la vida. Pregúntese: "¿Qué estoy atrayendo con mis pensamientos y deseos? ¿Solo sucesos negativos?

Si su mente está llena de temores y preocupaciones y dudas, está cargando de incertidumbre la atmósfera que le rodea. Está haciéndose susceptible a condiciones y circunstancias que pueden provocar que fracase en sus empresas.

Y aquí es importante recordar un punto: mientras de manera más profunda quiera realizar algo, más fuerte es su poder de magnetización.

Supongamos que esta fuerza interior es un criado, capaz de obedecer sin discusión todas sus órdenes. Ahora, si usted le ordena de un modo informal: "Tráeme un vaso de agua", esperará que el criado responda a su mandato, mas tome su tiempo para hacerlo. No obstante, si pidiera con un sentimiento de gran apremio: "Pronto... ¡tráeme un vaso de agua!", lo más probable sería que el criado se lo entregara a toda prisa.

Así es exáctamente como opera su subconsciente. ¡Actúa con lentitud o con rapidez en relación con las órdenes que le da mediante su mente consciente, dependiendo en forma precisa de la manera profunda en que lo pretenda en realidad!

Usted ha oído decir a la gente: "Puse mi corazón en esto o lo otro...¡y lo conseguí!"

¡Lo consiguieron, ciertamente! No pudieron menos que lograrlo. Su deseo fue tan intenso que creó un gran poder de atracción... y todo alrededor de ellos, cosas y personas, fue afectado por este poder de atracción.

Comience a vivir en la consciencia de lo que desea. Vístalo con sus deseos; véalo ocurrir en su mente; tenga fe en que va a suceder; conserve el "éter mental" cargado magnéticamente con las imágenes mentales de su objetivo.

Haga esto, y atraerá paso a paso lo que necesita para hacer que las "limaduras de hierro" se agrupen en forma de oportunidades en torno suyo y al fin materialicen lo que ha deseado.

No hay comentarios