Breaking News



Escribe tus Intenciones: Pide lo que Realmente Quieres

ley-atraccion

¿Alguna vez pediste algo al universo  y no obtuviste el resultado que pretendías? Al escribir nuestras intenciones o expresar nuestros deseos hablando, ¡hay que ser muy específico! Considera los siguientes ejemplos:

Shannon quiere estar libre de deudas, por lo que afirma su intención: "Yo quiero pagar todas mis deudas." De repente empieza a recibir las demandas por el pago total de los préstamos que ha estado pagando en cuotas, o recibe avisos sobre las viejas deudas que ella ha olvidado.

Kim quiere conocer al hombre de sus sueños, por lo que afirma su intención: "Quiero conocer a un hombre que sea leal, dedicado, amoroso y hermoso." Conoce a alguien, pero luego descubre que ya está casado con otra persona. O conoce a un solo hombre con esas cualidades, pero él es "leal y dedicado" a su trabajo y tiene poco tiempo para una vida social.

Wanda quiere bajar de peso, por lo que afirma su intención: "¡Quiero bajar de peso rápido!" A los pocos días, se viene abajo con un virus estomacal que le hace perder 10 libras en una semana.

Steve quiere un coche nuevo, por lo que declara la intención. Lo siguiente que sabemos es que, su actual coche se daña y el taller dice que no se puede arreglar, o si se puede, el costo sería igual a la de un coche nuevo. ¡No tiene más remedio que comprar un coche nuevo!

Este tipo de situaciones me han ocurrido más veces de las que puedo contar, y veo que sucede a los demás con demasiada frecuencia. Sin embargo, si aprendemos a definir nuestros deseos y el estado de nuestras intenciones en términos muy específicos, las posibilidades de recibir exactamente lo que queremos se incrementa dramáticamente.

Sé claro acerca de lo que no quieres: En primer lugar, esto ayuda a conocer completamente lo que no quieres. Eso suena bastante simple, pero a menudo no nos tomamos el tiempo para poner esto en claro, por lo que terminamos atrayendo cosas por defecto. Una buena manera de saber lo que no quieres es echar un vistazo a las circunstancias de tu vida ahora mismo. ¿Qué situaciones te causan estrés, tristeza, dolor o frustración? Haz una lista de las cosas que no quieres, así podrás poner en claro lo que en verdad deseas.

¿Qué es lo que quieres? Una vez que entendamos lo que no queremos, tenemos que reflexionar en profundidad sobre lo que sí queremos. Muy a menudo, nuestros "quiero" son exactamente lo contrario a nuestros "no quiero". Si no deseas carecer de recursos financieros, entonces quieres abundancia financiera. Si no deseas la tensión en tus relaciones, entonces quieres interacciones armoniosas con los demás. Haz una nueva lista basándote en todo lo que está en tu lista de "no quiero", pero ahora escribiendo todo lo opuesto.

Definir el resultado final: es más importante que hacer una lista de "deseos", es la comprensión de la verdadera voluntad detrás de estas cosas. Podemos decir que queremos "mucho dinero", pero ¿por qué? El dinero por sí solo no hace nada por nosotros. Si miramos un poco más a fondo, nos encontramos con que queremos un montón de dinero para poder disfrutar de la libertad financiera, los viajes y el lujo en nuestras vidas. En lugar de centrarte sólo en la adquisición de dinero, deberías centrarte en pensar en los resultados deseados en  tu vida. Sí, y una abundancia de dinero también. No tienes que quitar el dinero como un deseo, pero tampoco debes verlo como el fin de todo, colocarlo por encima de nuestros deseos es muy limitante.

Debes ser específico: Aquí es donde se llega a ejercitar tu creatividad. Para ser específicos en términos de nuestras intenciones, primero necesitamos saber lo que no queremos, y lo que queremos hacer, y el resultado deseado que estamos tratando de crear. Los pasos anteriores nos llevan a eso, pero ¿cómo hacer para que la palabra de nuestras intenciones atraiga lo que realmente queremos?

Considera la diferencia entre estas dos intenciones:

1) Quiero un montón de dinero, y así no tener que trabajar en un trabajo que odio.

2) Quiero realizar un trabajo que me llene de pasión y alegría y atraiga grandes cantidades de dinero a mi vida, dándome la libertad de trabajar cuando quiero, y no tener que hacerlo cuando no lo deseo.

¿Ves la diferencia? Todo está en los detalles. Con toda intención, es necesario especificar un "cómo" y un "por qué". De vez en cuando podemos agregar un "cuando", pero recuerda que el universo tiene su propio ritmo perfecto que puede o no coincidir con nuestras ideas de como las cosas deben suceder.

Reconoce las bendiciones disfrazadas: A veces, no importa qué tan específico seas con tus palabras, tus deseos se manifiestan de una manera que no te lo esperas, y que a simple vista parece como si surgiera una  experiencia no muy buena para luego descubrir que lo que deseabas se manifiesta gracias a esa experiencia. Lo importante es ver estas experiencias siempre como oportunidades. En lugar de hundirse en la frustración y la desesperación cuando nuestras intenciones no se están cumpliendo de la manera que esperábamos, podemos honrar el proceso por lo que es y afirmar que todo se arreglará de la mejor manera posible. El Universo posee recursos ilimitados para hacerte llegar lo que deseas, no lo limites, no te pongas en su camino y déjalo trabajar, sabiendo que sin duda te dará la sorpresa en cualquier momento. Mientras esto ocurre, disfruta el proceso y sé feliz AHORA.


Equipo de Ley de Atracción Hoy

No hay comentarios