Breaking News



Yoga para la Mente: Cómo Practicar los 5 Principios Antiguos del Yoga

yoga-buda

Por Dr. Srikumar Rao

Hace tres mil años, el Buda se dio cuenta de que nuestra mente es la causa de los problemas que nos aquejan.

El Dhammapada (una colección de los dichos de Buda) declara:

Con nuestros pensamientos construimos el mundo.
Habla o actúa con mente impura
y los problemas te seguirán
como la carreta sigue al buey ensimismado.
Somos lo que pensamos.
Todo lo que somos surge con nuestros
pensamientos.
Con nuestros pensamientos construimos el mundo.
Habla o actúa con una mente pura
y la felicidad te seguirá
como tu misma sombra, inseparable.

Dos siglos más tarde, el maestro espiritual hindú Patanjali, hizo el mismo descubrimiento, y dio un paso más ya que estableció un proceso sistemático mediante el cual uno puede superar los tormentos de su mente.

Conocemos esto como Yoga.

Muchos creen que el yoga es un conjunto de posturas y ejercicios que promueven la salud física, sin embargo, en realidad es mucho más que eso. Se trata de un sistema filosófico intrincado que te llevará por el camino a la iluminación completa.

La mayor parte del Yoga consiste en la preparación de la mente, y relativamente pocas personas son conscientes de lo importante que es esto. Si bien es posible que no sean necesariamente imprescindibles en la búsqueda de la liberación, los ejercicios mentales del yoga traerán alegría a tu vida, claridad de pensamiento, y una serenidad imperturbable a tu ser.

La primera parte del Yoga, según Patanjali, es un conjunto de cinco principios conocidos colectivamente como Yamas.

Aquí hay algunos ejercicios que te ayudarán a llevar esto a tu vida:

1. Ejerce la no violencia (Ahimsa)

Significa más que abstenerse de hacer daño a otros físicamente (incluidos animales), ya que se refiere a la violencia en una escala mucho más amplia -el no causar ningún tipo de sufrimiento a otros seres.

Por ejemplo, ¿recuerdas aquellos comentarios cáusticos que haz hecho?

Tienes que considerar las consecuencias de tus acciones. ¿Tu compañero de trabajo tiene un poco de sobrepeso y siempre se preocupa por su peso? No le des de tu pastel de chocolate.

Piensa conscientemente acerca de las repercusiones de tus comentarios casuales y tus acciones. Ve lo que puedes hacer para no causar sufrimiento.

No siempre vas a tener éxito, pero en el intento te beneficiarás.

2. Manténte veraz (Satya)

¿Respetas tu palabra? Piensa en los numerosos casos en los que sólo hablas por hablar y no lo haces apegado a la verdad y a la sinceridad. Cuando tu esposa te pregunta cómo se ve con su nuevo vestido y piensas que no le queda nada bien, ¿qué dices? O, ¿con qué frecuencia te comprometes a llamar a alguien o hacer algo, y luego simplemente te olvidas de eso?

Es cierto que las pequeñas mentiras actúan como lubricantes sociales y hacen que la vida sea mejor para todos. O eso es lo que te dices a ti mismo. Pero cada una de esas "mentirillas" llevarán lejos tu bienestar sin que ni siquiera seas consciente de ello.

Así que, cuando hagas un compromiso, realízalo con atención y sigue adelante. Si no puedes, deja que la otra persona sepa por qué. Ganarás una reputación de ser confiable. Pero más que eso, vas a generar una positiva energía de gran alcance que te servirá muy bien en muchos aspectos.

Y ¿qué decir entonces cuando piensas que el vestido de tu esposa es terrible?

Prueba algo como "Me encanta cuando me preguntas por tu estilo"... ¡y luego sonríe!

3. No robes (Asteya)

Esto significa mucho más que no tomar las cosas de otros. ¿Tomas créditos por el trabajo de tus subordinados? ¿Haces comentarios sin fundamento acerca de los demás y "robas" su reputación?

Observa qué tan a menudo, con la palabra y con las obras, tomas algo que no es legítimamente tuyo. Observa los dobles estándares que utilizas como devolver el cambio extra que te ha dado el vendedor de hot dogs, pero no devolver los 20 dólares extra dispensados por la máquina de dinero en efectivo en tu banco.

Esto es algo verdaderamente profundo. El universo siempre te dará lo que te pertenece. No tienes que tomar lo que no es tuyo.

4. Practica el autocontrol (Brahmacharya)

Esto se equiparó erróneamente con el celibato. La idea aquí no es que vayas a abstenerte de la actividad sexual. Esto no tiene sentido si pasas tiempo en estar obsesionado con no tener relaciones sexuales. La idea es que vas a vivir tu vida de una manera tal que se sublimen tus unidades.

Es una estrategia inútil tratar de frenar o reprimir la fuerza de tus sentidos. Pero puedes canalizar tu fuerza en actividades productivas. Todos los resultados creativos de poetas y escultores y artistas provienen de esa fuente de energía.

Tú también puedes aprovecharla sabiamente. (Ver también "Cómo desarrollar una personalidad de un millón de dólares.")

5. No te aferres a nada (Aparigraha)

Observa cómo siempre te estás aferrando a una cosa u otra. Tienes una buena comida en un restaurante e inmediatamente haces una nota mental para llegar allí de nuevo.

Cuando te aferras estás conectado a una memoria, a algo que ya ha pasado. Y esta unión te impide realmente disfrutar el momento y lo que vendrá.

Examina tu vida del día a día de cerca, y sobre todo tus pensamientos. ¿Te das cuenta de cómo tu tendencia a aferrarte realmente está degradando tu vida?

Practica renunciar a aferrarte. Incluso un modesto éxito en esto hará una gran diferencia en tu vida.

Al practicar y aprender más sobre los cinco Yamas del Yoga, e incorporarlos en tu práctica de yoga físico, obtendrás una mejor comprensión de lo que es realmente el Yoga, y estarás en camino hacia una mayor iluminación espiritual.


Fuente: http://www.finerminds.com/

No hay comentarios