Breaking News



Aplicando la Ley de Atracción en Tu Vida

ley-atraccion

Por Michael Russ

La omnipresente gran Ley de Atracción conoce y utiliza un conocimiento vibratorio inherente en el núcleo mismo de todos y cada uno de los puntos de forma y masas vivientes en la creación: que lo similar atrae lo similar. Es por eso que no existen accidentes y en realidad no existen víctimas. Obtenemos lo que damos o lo que nos han dado en el pasado, el presente y el futuro. Lo similar atrae lo similar.

Si deseas saber con exactitud lo que tus pensamientos pasados y presentes están atrayendo a la corriente de tu vida mira a tu alrededor.

El mundo que ves alrededor en tu hogar, en el trabajo o de vacaciones o donde quiera que estés o por donde quiera que vayas es lo que tus pensamientos pasados han atraído hacia ti, a tu interior y alrededor tuyo. Nuestro mundo personal y medio ambiente es, con toda evidencia, un espejo de aquello que estamos deseando, atrayendo y admitiendo en nuestra realidad tridimensional.

Emocionalmente tu estado de ánimo te traerá alegría positiva o, en una gama más baja de sentimientos, una sensación de depresión o de impotencia... Recuerda siempre, nunca estás atascado en modo alguno allí donde estés, en lo que pienses, sientas o donde te encuentres. Nada es imposible allí donde estás ahora.

Por lo tanto, sigue este sendero vibratorio que te conduce hacia lo que deseas ser, hacer o tener.

Si durante mucho tiempo habías tenido un profundo deseo de algo, y aún no te es visible, esto quiere decir, que existe alguna resistencia mayor o menor que no permite a la Ley de Atracción vincularte con lo que deseas. Debes concentrarte en la solución: el cumplimiento de tu deseo, y no en la ausencia de lo que has deseado que se manifieste en tu mundo. Puedes siempre acelerar la aparición de lo que deseas al obrar conscientemente con la Ley de Atracción... lo similar atrae lo similar. Así que piensa de un modo similar, siente de un modo similar y actúa de un modo similar, a lo que constituye tu profundo deseo y eso se manifestará en la actual realidad de la corriente de tu vida. El universo y la Ley de Atracción jamás diferencían entre lo que imaginas ser, hacer o tener, y tu literal realidad física tridimensional.

Asi que comienza a imaginar que lo que deseas ya está presente ahora en tu vida cotidiana. Siente cómo se siente. Piensa cómo se siente.

Mantén tu estado de ser consciente en el placer y la alegría del modo en que todo eso se siente.

Existe una diversidad de modos,  generales o específicos, para acortar la aparente brecha de tiempo y espacio entre tu persona y lo que deseas que se manifieste. Puedes pedir, momentos antes de quedarte dormido, un sueño en que tu deseo se manifieste, y que recuerdes tu sueño. Lo similar atrae lo similar. La Ley de Atracción no considera lo que sueñas como exclusivo. Lo que imaginas y sueñas posee un peso exactamente igual al de lo que percibes o haces en los niveles del plano físico tridimensional.

De hecho, es siempre lo no físico lo que crea e introduce cambios de cualquier tipo en tu mundo físico. Entonces, ¿porqué no utilizar cualquier manera concebible en la que puedas practicar un juego o desempeñar el papel de imaginar y sentir que tu deseo ya está manifestado? ¿Porqué no tomar la decisión, y emprender la acción que apoye tu decisión de ayudar al cumplimiento de tu deseo? ¿Porqué no aportar más reconocimiento a las extensiones, amplitudes  de tu vida diaria imaginada y real? Tú puedes hacerlo.

Mientras más elevada sea tu velocidad de vibración, tanto más pronto se podrá manifestar cada uno de tus dulces deseos. Lo que deseas posee su propia velocidad vibratoria y puedes, con tu vibración, abrirte el camino hasta lograrlo. Utiliza todas las maneras y medios para lograr que lo que deseas se sienta bien en tu interior.

Nota que un sentimiento de expectación, de algo que deseas produce una sensación realmente buena. Así pues, espéralo, espéralo, espéralo. No hay palabras que puedan enfatizar la importacia de tu fe. Es tu propia escalera de oro, para cocrear cualquier cosa que desees ser, hacer o tener. La fe, en el sentido literal, mueve montañas. Exactamente de la misma manera, la duda baja al instante tu vibración. Esto activa  los frenos que impiden el cumplimiento de ese deseo. Cuando puedes concentrar tu consciencia y elevar cada vez más tu factor de expectativa, generas una expansión proporcionada de tu propia fe personal más fuerte para manifestar tus deseos.

Eres, con toda seguridad, cocreador de este vasto universo que percibimos. Eres el constante creador poderoso y absoluto de tu propia realidad en la tierra.

Sé ese gran y poderoso creador que aquí has venido ser. Haz cualesquiera buenas acciones que necesites hacer para que tus grandes sueños se vuelvan realidad. Disfruta la emoción de ser un creador deliberado y eficaz de magníficos e imposibles sueños.

¡Tú puedes hacerlo!

No hay comentarios