Breaking News



El Sorprendente Poder de la Oración Científica

oracion-cientifica

Por Enrique Nieto

A menudo las personas temen ser afectadas por malas influencias o "malas vibras" provenientes de los demás. Es común que las personas acudan a brujos o chamanes en busca de soluciones a sus problemáticas y situaciones de vida. Las cantidades de dinero que se pagan por estos "trabajos" son en muchos de los casos exorbitantes y los resultados obtenidos no solucionan para nada la problemática de las ingenuas personas que los buscan.

Vamos a aclarar un punto muy importante en este tema. Todo individuo atrae o repele personas, situaciones y cosas en virtud de la acción permanente de la poderosa Ley de Atracción. La vibración predominante de un individuo determina por completo su calidad de vida en todos los niveles. Las vibraciones bajas atraen vibraciones bajas y repelen a las altas. Las vibraciones altas atraen vibraciones altas y repelen a las bajas.


Toda persona es como un gran aparato receptor/transmisor de vibraciones, y si consideramos que las vibraciones similares o afines se atraen por la Ley de Atracción, entonces debemos ser muy cuidadosos con la calidad de vibraciones que estamos emitiendo la mayor parte del tiempo. 


Si nuestro nivel vibratorio es alto, las vibraciones bajas no podrán acercarse a nosotros, pues no existe afinidad. Si nuestras vibraciones son bajas, estaremos expuestos a vibraciones de esa misma naturaleza. 


Gabriel (nombre cambiado) es un trabajador en una gran tienda de aparatos electrodomésticos. Su trabajo requiere de la eficiencia de una de las secretarias que es la que le prepara a diario su bitácora de visitas con los clientes. Un día esa secretaria, compañera de él, es despedida por su ineptitud y ella se muestra muy molesta con Gabriel, pensando que es el responsable de dicho despido. Gabriel nada tuvo que ver con este acontecimiento.


Nuestro amigo desde ese día comienza a sentirse extraño, inquieto, no puede dormir, se siente mal mental, física y emocionalmente y pierde capacidad de concentración. Pasan los días y la situación parece empeorar.


Una mañana ve un programa de televisión donde un supuesto clarividente ayuda a las personas con magia y hechizos. Anota el teléfono y se comunica de inmediato para hacer una cita. 


Por la tarde acude al lugar donde lo reciben unos hombres que lo llevan a un cuarto semi-oscuro apenas iluminado por algunas veladoras, y al fondo un escritorio donde un hombre misterioso le da la bienvenida y lo hace sentarse frente a él.


Aquél hombre comienza a "leerle la mano", anota su fecha de nacimiento y le dice que lo han "embrujado" y que necesita que le dé cierta cantidad de dinero para comenzar a comprar todo lo necesario e iniciar cuanto antes con los trabajos, advirtiéndole que si no se actúa de inmediato ya después no se podrá hacer nada para retirar el daño. Posteriormente el "clarividente", echando mano de trucos baratos, le "demuestra" a Gabriel que ha sido víctima de trabajos oscuros pero no le dice de parte de quien. Gabriel, impresionado y asustado, le dice que conseguirá el dinero y luego se despide diciéndole que volverá al día siguiente.


En el camino a casa recuerda que aquella secretaria era una persona que tenía una "vibra rara", incómoda, y a él nunca le gustaba estar cerca de ella, siempre trataba de evitarla en la medida de lo posible. En muchas ocasiones Gabriel pagó las consecuencias de la ineficiencia de esta secretaria, pero él jamás dijo nada a nadie, simplemente se centraba en su trabajo y se olvidaba de todo lo demás.


Ya en su domicilio, habla con su madre sobre lo ocurrido y luego se retira a su habitación para pensar tranquilamente en la forma de conseguir el dinero que requiere, cuya cantidad no es cualquier cosa. Se recuesta en su cama, relaja su cuerpo... y de pronto, como por arte de magia, aparece un nombre en su mente: Joseph Murphy. Recuerda que hace varios años leyó un libro de este autor. Inmediatamente se incorpora y busca en su pequeña biblioteca dicho libro.


Emocionado, con el libro en sus manos, Gabriel recuerda que Murphy decía que todo el poder de Dios se encuentra dentro de cada persona y que ese poder es capaz de elevar por encima de toda situación discordante a todo aquél que lo acepte y lo invoque. Buscó la oración apropiada en el libro y se puso a trabajar con la misma. 


A los pocos minutos de repetir con atención las palabras de aquella oración, comenzó a experimentar un ligero cambio en su nivel de bienestar, y sus ojos se llenaron de lágrimas al sentir realmente las verdades que repetía. Sintió verdaderamente su unicidad con Dios.


Él sabía que para Dios no hay imposibles y NADA está por encima de Él. De manera que puso toda su confianza en ese Poder Ilimitado dentro de él, sabiendo que no había mejor sanador que Dios y que Dios SIEMPRE está disponible para todo aquél que confía en Él.


Trabajó con su oración varias veces al día, cada día, y los cambios no se hicieron esperar. 


Comenzó a sentirse cada vez mejor. Al segundo día de trabajo espiritual Gabriel sintió la necesidad de escuchar su música favorita y así lo hizo. Su madre quedó sorprendida al verlo escuchando música pues hacía tiempo que no lo hacía. 

En tan sólo unos cuantos días Gabriel fue capaz de cambiar su vibración y aquella negatividad que parecía acecharlo simplemente desapareció en la nada. Su estado de ánimo cambió por completo, se sintió más fuerte, saludable y feliz,  y la Luz de Dios llenó su vida.


Esta historia es real.



*****


Dios es la única Presencia y la Única potencia con la que Yo Soy Uno. 
La Inteligencia de Dios inunda mi pensamiento. 
Esta nueva consciencia me da dominio absoluto sobre todas las cosas. 
Estoy ahora unido a la Única Mente Universal que es Dios. Su sabiduría, fuerza y gloria fluyen a través de mí. 
 Sé que la energía y potencia de Dios penetran mi ser haciéndome ahora perfecto. 
Dios es vida y esa vida es mi vida. 
Mi fe se renueva, mi vitalidad se restablece. 
Dios está conmigo siempre. 
Él es mi Dios: Yo Soy Uno con Dios.
Su verdad es mi escudo y protección, me regocija que así sea. 
Bajo su cuidado estaré confiado. 
 Mi morada es el lugar secreto del Altísimo y permanezco siempre bajo el amparo del Todopoderoso.


No hay comentarios