Breaking News



La Sutil Diferencia Entre Querer y Necesitar

ley-de-atraccion

Por Enrique Nieto

Es muy importante entender la diferencia que existe entre querer y necesitar a la hora de trabajar con la Ley de Atracción, pues es un factor determinante en los resultados que obtenemos. Cuando dices que quieres algo y te enfocas en ello, experimentas una emoción positiva. Cuando piensas que lo necesitas experimentas una emoción negativa. En ambos casos tu Fuente o Ser Interior te está ofreciendo la emoción que te indica si estás o no alineado con tu bienestar, si estás o no atrayendo lo que deseas en tu vida.

Tu Ser interior sabe que aquello en lo que te enfocas lo atraes, sabe que no quieres carencias y por lo tanto te ofrece su guía para que te des cuenta de la diferencia en forma clara, y sepas en todo momento qué estás atrayendo.

Así pues es de vital importancia que observes tus sentimientos pues son la guía perfecta que te permitirá manifestar todo lo que desees en tu vida.

Céntrate en lo que quieres, piensa a menudo en ello pero nunca lo hagas con sentimientos de carencia o de que lo necesitas pues si haces esto estarás vibrando en la carencia y terminarás atrayendo más de lo mismo, más carencia.

Dicho de otra forma. Debes querer lo que dices que quieres y centrarte en ello, y en lugar de decir que necesitas tal o cual cosa debes decir que QUIERES tal o cual cosa y luego centrarte en los beneficios que eso te traerá, piensa en las razones por las que lo quieres y disfruta esta clase de pensamientos, recrea en tu mente las imágenes de lo que deseas y visualízate gozando ya tu deseo. Haz esto con un ánimo alegre, pero en ningún momento sientas que lo necesitas.

"Cuando desees algo sin necesitarlo, ese algo se manifestará espontáneamente para tí"

He ahí la clave. No puedes sentir que necesitas algo y luego manifestarlo. Eso desafía la Ley de Atracción. Atraes lo que vibras a lo largo del día, sin excepción. Sentimientos de carencia atraen más carencia. No puedes sentirte pobre y atraer abundancia; más bien debes sentirte abundante para atraer abundancia. "Al que tiene se le dará más; y al que no tiene hasta lo poco que tiene le será quitado" Esta es la Ley de Atracción en acción, por eso los ricos se vuelven más ricos y lo pobres más pobres, al menos esa es la tendencia pues la Ley de Atracción SIEMPRE nos da en virtud de lo que estamos vibrando, y lo que estamos vibrando es consecuencia de lo que estamos pensando o en lo que enfocamos nuestra atención.

Enfocarte en lo que quieres en lugar de hacerlo en lo que no quieres o en la ausencia de lo que quieres, puede ser la decisión más importante de tu vida.

Permite que el bienestar inunde tu vida. conviértete en un creador muy deliberado de tu realidad. Determina con claridad lo que deseas y enfócate en ello tan a menudo como te sea posible, pero debes hacerlo desde la perspectiva de que ya lo tienes o pensando en las razones por las que lo quieres. Siéntete bendecido en todo momento. El Universo está aquí para tí y tu única misión es determinar con claridad lo que quieres ser, hacer o experimentar y enfocarte en ello para que la poderosa Ley de Atracción lo manifieste en tu vida.

A continuación te dejo un claro ejemplo de lo que te estoy diciendo para que te quede perfectamente claro este concepto:

Esther Hicks es la persona que difunde las enseñanzas de Abraham en el mundo (Las enseñanzas de Abraham hablan especialmente sobre la Ley de Atracción). En cierta ocasión ella paseaba por un camino de su propiedad de Texas Hill Country y observó lo seca que estaba la hierba y se dió cuenta de que los árboles ya daban muestras de que les hacía falta agua, así como los animalitos del lugar, de tal forma que empezó a preocuparse por la sequía que ya estaba afectando la zona. Entonces, reflexionando sobre la desesperante situación volteó al cielo y dijo:


-Abraham quiero lluvia.

Y Abraham contestó:

-¿Crees que desde esta postura de escasez vas a conseguir lluvia?

-¿Qué es lo que estoy haciendo mal? -respondió Esther.

A lo que Abraham contestó:

-¿Por qué quieres la lluvia?

-La quiero porque refresca la tierra. La quiero porqué así todas las criaturas de los arbustos tendrán agua. La quiero porque hace que la hierba sea verde, porque me gusta sentirla sobre mi piel, y porque hace que todos nos sintamos mejor.

-Ahora ya estás atrayendo la lluvia  -dijo Abraham

Esther comprendió que se había estado enfocando en el problema y no en la solución por lo que comenzó a pensar en todos los beneficios que traería la lluvia, dio un giro a sus pensamientos al enfocarse en todas las razones por las que quería que lloviera y eso la hizo sentirse mejor.

Esa tarde... cayó una torrencial lluvia en la zona.