Breaking News



¡Despierta y Vive!

espiritualidad

Por Dr. Joseph Murphy

Un día, un cachorro de león estaba jugando solo en el desierto, mientras su madre dormía. El bebé león decidió que tendría que explorar un poco y ver como era el mundo más allá de su casa. Antes de que se diera cuenta, se había alejado tanto que no podía encontrar su camino de regreso. Estaba perdido.

Muy asustado, el cachorro corrió frenéticamente en todas direcciones llamando lastimosamente por su mamá, pero ella no lo oyó. Cansado ​​de buscar, no sabía qué otra cosa hacer. Luego una oveja, oyó sus gritos y lo adoptó.

Las ovejas arroparon muy cariñosamente a su niño abandonado, que en poco tiempo se hizo tan grande que a veces les daba cierto miedo. A menudo podían detectar una extraña mirada en sus ojos que ellas no podían entender.

Sin embargo, la madre adoptiva y su cachorro adoptado vivieron muy felices juntos hasta que un día un magnífico león apareció, claramente delineado contra el cielo en la cima de una colina cercana. Sacudió su melena y lanzó un rugido terrible, que resonó en el campo. La oveja madre se quedó paralizada por el miedo, y el cachorro escuchaba como si hubiera quedado hechizado.

El rugido del león había tocado una fibra sensible en su naturaleza que nunca había sentido antes. Nuevos deseos y una conciencia de su poder lo poseían. Instintivamente, respondió a la llamada del león con el rugido correspondiente.

Temblando de miedo, mezclado con sorpresa y perplejidad ante los sentimientos que despertó en él, el animal despierto dio a su madre adoptiva un último vistazo y luego, con un tremendo salto, echó a andar hacia el león en la colina.

El cachorro perdido se había encontrado a sí mismo. Hasta entonces había deambulado alrededor de su madre oveja como si fuera un cordero, sin imaginar siquiera que él podía hacer cosas diferentes de las ovejas ordinarias a su alrededor. No había imaginado que tenía dentro de él un poder que podía sembrar el terror en las otras bestias de la selva. Mientras que antes temblaba ante el solo aullido de un lobo, ahora se sorprendió al encontrarse que los animales que lo habían aterrorizado antes ahora huían de su presencia.

Mientras el bebé león pensó que era una oveja, era tan tímido y retraído como solitario. Sólo tenía la fuerza y ​​el coraje de una oveja y nunca podría haber ejercido el mando de un león. Si alguien hubiera sugerido que podía, se habría preguntado: "¿Cómo puedo ser tan poderoso? Sólo soy una oveja".

Pero cuando el león se despertó en él, se convirtió instantáneamente en una nueva criatura, el rey de las bestias. El rugido que escuchó no le había dado nuevas habilidades; simplemente dio a luz a lo que ya estaba dentro de él, revelando lo que siempre había poseído. Nunca más podría este animal joven conformarse con actuar como una oveja. A partir de entonces viviría como un león.

Hay en cada ser humano un león dormido. Es sólo una cuestión de despertar... de encontrar algo que se mueve en lo más profundo de nuestro ser y despertar los poderes internos. Al igual que el cachorro, cuando por fin descubrimos que somos más que una mera arcilla y tenemos el Espíritu Divino dentro de nosotros, nunca más estaremos satisfechos de vivir como un terrón de tierra común. Vamos a sentir que una nueva fuerza brota desde dentro de nosotros y que no sabíamos que poseíamos, y ya no vamos a estar contentos nunca más con los ideales de bajo vuelo. En su lugar, vamos a buscar los planos superiores.

Deje de lado todo lo demás, si usted debe, pero nunca pierda su propia estima. Esta es una perla de valor incalculable y es más preciada para usted que su aliento. Protéjala con todas sus fuerzas.

Tal vez el pasado ha sido una amarga decepción para usted. Analizándolo, usted puede sentir que ha sido un fracaso o en el mejor de los casos haber estado de pie, avanzando en la mediocridad. Sin embargo, a pesar de todos los reveses, si se niega a ser conquistado, la victoria está a la espera más adelante en el camino.

Trate de dar a luz su enorme potencial. Usted sabe que está ahí y por instinto puede sentirlo. Su intuición y su ambición le dicen que hay mucho más en usted de lo que nunca ha descubierto o utilizado. ¿Por qué no lo remueve y lo llama hacia fuera?

No hay comentarios