Breaking News



La Sexualidad y cómo Afecta tu Energía... y tu Vida

amor-pareja

Cuando mantienes relaciones sexuales con alguien se mezclan las energías de ambos y se crean cordones energéticos.


Por Enrique Nieto

Definitivamente el sexo es algo que siempre debemos considerar de manera muy seria. Acostarse con cualquier persona es realmente el acto más imprudente y tonto que puedes hacer. Cuando te acuestas con una persona no solo se da un intercambio de fluidos corporales, ¡sino que también se lleva a cabo un intercambio de energías! Y esto último es tremendamente importante. Literalmente ¡te contaminas con la energía de la otra persona!

Pero no solamente eso...

Cuando te acuestas con una persona se crean cordones energéticos a la altura de los chakras sexual y del plexo solar que te unen a ella desde ese momento y en adelante. Esos cordones energéticos pueden literalmente drenar tu energía y funcionan como canales a través de los cuales se intercambia la energía de ambas personas. Entonces aparecen en tu vida momentos de tristeza, preocupación, desánimo, bajos niveles de energía; o bien te sientes cansado o pesimista hacia la vida y no sabes la razón de eso. Prácticamente ¡estás unido energéticamente a esa persona y su forma de pensar y sentir termina afectándote sin que tú te des cuenta! Y lo mismo le ocurre a la otra persona también.

El atractivo físico tiene mucho que ver a la hora de tomar la decisión de acostarte con alguien, ni duda cabe, (sobre todo en los hombres), pero, ¿y qué pasa si esa persona es viciosa? ¿Qué pasa si esa persona sufre de fuertes depresiones? ¿Qué pasa si esa persona tiene la costumbre de acostarse con una y otra persona como algo totalmente normal para ella? ¿Qué pasa si esa persona tiene una vibración muy baja la mayor parte del tiempo? Puede ser un gran amante pero, ¿en verdad vale la pena contaminarse con su esencia? ¿Realmente conviene contaminarse con su energía y crear lazos energéticos con ella?

El cuidado de ti mismo no solamente tiene que ver con pensar positivamente, alimentarte bien, meditar e ir al gimnasio. El cuidado de ti mismo también tiene que ver con quién te relacionas y con quién mantienes relaciones sexuales.

Ahh, pero qué diferencia cuando te acuestas con alguien que amas, admiras y respetas. Esa persona especial, sana, entusiasta, inteligente, positiva y proactiva de la que estás enamorado/a te transmite "buena vibra" y te hace sentir muy bien. ¿No sería maravilloso disfrutar tu sexualidad con esa persona especial con la que te gustaría vivir y donde el común denominador entre ambos es el amor, el respeto y la admiración?

El poder de la energía sexual es enorme y cuando dos personas que comparten ambiciones, proyectos y sueños similares se unen en un acto de amor puro y verdadero, realmente se pueden obrar milagros.

Debemos tener un respeto especial por nosotros mismos siempre y en todo momento. Debemos cuidar celosamente nuestra energía y mantenerla limpia, radiante y vibrando a altas frecuencias. Eso nos garantizará una vida plena, feliz y altamente satisfactoria y podremos lograr más fácilmente nuestros objetivos.

Así pues, te invito a que asumas tu total responsabilidad con tu sexualidad. No permitas que "chupen" tu energía por un momento de placer transitorio y sin amor. Ese momento te puede costar muy caro.

Antes de involucrarte con alguien recuerda que "la energía es contagiosa" y que, como dice el refrán "El que anda con la miel, algo se le pega".

No hay comentarios