Breaking News



Enseñando Ley de Atracción a los Niños

ley-atraccion-ninos

Por Michael Losier

Recientemente, me invitaron a dar una pequeña charla a un grupo de niños de tercer año de primaria en Alberta, Canada.

En el camino a la escuela, diseñé mi presentación. Teniendo en cuenta que era la primera vez que iba a enseñar Ley de la Atracción a niños, parte de mi entrenamiento en PNL (Programación Neuro-Lingüística) me dijo que tenía que hablar con los niños a su nivel, ser divertido y conseguir que participaran.

Al enseñar a los adultos, utilizo palabras como manifestación, vibraciones, sincronicidad, casualidad y coincidencia. Entonces, ¿qué palabras podría utilizar para que los niños se relacionarían también? Decidí abrir una conversación sobre vibraciones. ¿Qué significaba esa palabra y cuáles eran algunos ejemplos de ello?

Los estudiantes saludaron rápidamente con sus manos al aire. Estos fueron algunos ejemplos que escuché:

(a) Cuando mi mamá no tiene su café, recibe vibraciones negativas. 
(b) Cuando mis padres se pelean en la casa, puedo sentir vibraciones negativas. 
(c) Cuando veo a un matón en la escuela, siento vibraciones negativas. 
(d) Estar en un edificio de noche me da vibraciones negativas.

Estos niños sabían con claridad exactamente lo que las vibraciones negativas son y acordaron que tener una vibra negativa no es una buena manera de atraer a los amigos o la gente agradable.

A continuación, hice un dibujo de un interruptor de luz en la pizarra, que mostraba las posiciones de encendido y apagado. "On" significaba que eras positivo, y "off" significaba que no lo eras. Después de que los estudiantes estuvieron de acuerdo en que era mejor ser positivo que negativo, les pregunté si querían aprender a cambiar una vibración negativa. Todos ellos con entusiasmo dijeron que sí.

Les pedí que escribieran estas tres palabras en sus cuadernos; no, no, y no, y pedí ejemplos de cuando se utilizaban estas palabras en sus vidas. Puedes apostar que tenían bastante lista para darme. Aquí hay unos ejemplos:

(a) No llegues tarde. 
(b) No ensucies tu ropa. 
(c) No golpees a tu hermano. 
(d) No hables con la boca llena. 
(e) No derrames tu leche. 
(f) No llores. 
(g) No juegues a la pelota en la casa. 
(h) No comas ni bebas en el ordenador.

A continuación, les enseñé un "secreto". Les encantó saber que iba a darles un secreto. Era mi estrategia darles un secreto para que pudieran tratarlo como algo especial y realmente quisieran recordarlo. Les dije que era un secreto que incluso sus padres podrían no saber. Y, con este secreto, podrían ayudar a cambiar las vibraciones negativas a positivas.

Los estudiantes aprendieron que el secreto para cambiar sus vibraciones es que cuando oyes decir o pensar no, no, y no, simplemente dices: Entonces, ¿qué es lo que quiero? Y, por supuesto, que ansiosamente escribieron la respuesta al secreto.

Lo hicieron -¡y rápido! Yo sabía que se irían a casa, con entusiasmo queriendo comentar este mensaje con sus padres. Así que de nuevo les recordé que tenían un secreto, y para ser gentiles debían hablar a otros acerca de él. De esta manera la próxima vez que sus padres dijeran no, no, y no, los niños podían decir: "Entonces, ¿qué es lo que quieres?"

Cuando terminó la jornada escolar, la maestra, quien también estuvo presente en mi presentación, hizo un último comentario a su clase como lo había estado haciendo todos los viernes: "No se olviden de su tarea". Los niños se rieron con esto y rápidamente dijeron a la maestra, "Entonces, ¿qué es lo que quiere?" Y, por supuesto, ella dijo: "Recuerden hacer su tarea."

Para mí, esta experiencia fue muy valiosa. Muchas personas me han pedido que enseñe o escriba sobre la Ley de la Atracción para los adolescentes o niños, y siempre he dado la misma respuesta. No sé cómo, porque yo no tengo hijos. Pero me enteré de que los jóvenes pueden asimilarla muy rápidamente. Estoy muy agradecido por haber tenido la oportunidad de enseñar Ley de Atracción a un grupo de niños de 10 años de edad. Fue algo en verdad maravilloso.


Fuente: http://www.selfgrowth.com/

No hay comentarios