Breaking News



Eres el Poderoso Creador de tu Realidad

manifiesta-tus-deseos

Por Enrique Nieto

Hace unos días, sentado en un parque, escuché sin querer la conversación de dos personas. Una de ellas era una mujer joven, y la otra una señora mayor. La mujer joven preguntaba a su oyente que si de casualidad conocía a alguna persona que hiciera "limpias" pues le urgía acudir con una de ellas. La señora mayor le dijo que sí conocía a alguien y le preguntó con curiosidad la razón por la que deseaba hacer tal cosa.

La respuesta que dio la mujer joven me dejó muy pensativo. Afirmó que desde hacía tiempo nada le salía bien, que estaba "salada" y que había noches en las que sentía la necesidad de lanzarse por las escaleras de su casa pues sentía una profunda depresión. Posteriormente aseguró que alguien "le había hecho algún daño". Esta mujer estaba convencida de que el origen de sus pesares en la vida se encontraba fuera de ella. Estaba convencida de que era víctima de la maldad de alguien.

Casos como este son más comunes de lo que nos podríamos imaginar. A diario podríamos contar infinidad de situaciones parecidas, y basta con echar una ojeada a los periódicos locales para darnos cuenta de la proliferación de personas que ofrecen trabajos de "sanación espiritual", y en algunos casos, hasta programas de televisión tienen. Esto nos demuestra la gran demanda que existe de la gente ante este tipo de "ayudas".


Es completamente normal que una persona busque ayuda ante las problemáticas de su vida. Pero, también es cierto que existen personas que se aprovechan de la necesidad e ignorancia de la gente.


Si esta señora que comento supiera que es ella la única responsable de sus condiciones de vida... si tan sólo supiera que ella misma está atrayendo condiciones negativas a su vida por su forma de hablar, pensar y sentir... si tan sólo supiera que NO HAY NADA ALLÁ AFUERA que la pueda dañar a menos que ella mismo lo cree... si supiera que constantemente está creando y recreando su mundo con la vibración habitual que emite... si supiera que al elevar su vibración y mantenerla elevada, nada de su entorno la podría afectar jamás, así se moviera en medio de gente tóxica y negativa... si supiera que una simple oración expresada de corazón podría inmediatamente elevarla por encima de cualquier dificultad... si supiera del extraordinario poder de su palabra hablada... si supiera que dispone en todo momento del taller de su imaginación para crear la vida de sus sueños, independientemente de todo... si supiera que ella podría ser su propia sanadora y terapeuta espiritual... si supiera que dentro de ella se encuentra la Fuente de Bienestar más plena y perfecta lista para derramar bendiciones en su vida y su mundo... Pero no, a esta señora le es más fácil sentirse víctima, porque así le enseñaron que funciona la vida y ella jamás se ha cuestionado esta idea.


La Ley de Atracción opera permanentemente en nuestras vidas, tanto si somos conscientes de ella como si no. Cada persona ES RESPONSABLE de su vida y hasta que no asuma esta responsabilidad, seguirá culpando al vecino, al destino o hasta a Dios por las cosas que le pasan y continuará así entregando su poder personal a factores externos, permaneciendo en un estado de victimismo hasta que, un día, una chispa en su conciencia la invite a despertar.


Es muy lastimoso para mí mencionar que en México, el común de las personas vive en una condición de victimismo constante. El material de lectura del mexicano promedio son los periódicos "especializados en crímenes", las revistas de la farándula y los periódicos que sirven al sistema. En estas condiciones resulta más que obvio que el común de las personas trate de mirar afuera buscando responsables para su desgracia en lugar de mirar dentro y corregir lo que se tenga que corregir, ¡DENTRO DE UNO MISMO!


Pero, afortunadamente también hay infinidad de personas que a diario están despertando del letargo del victimismo y condicionamiento mental. Incluso, he visto a personas mayores fascinadas con la posibilidad de cuestionar sus creencias y paradigmas de toda una vida, en pos de una vida mejor. ¡Es maravilloso cuando nos damos cuenta de que somos los creadores únicos de nuestra realidad de vida! ¡Es fantástico saber que no hay nada que no podamos ser, hacer o tener, cuando tomamos nuestro cetro de poder en nuestras propias manos y entendemos las leyes de este maravilloso universo!


Pero la clave primaria para salir de la condición de víctima es ASUMIR EL CIEN POR CIEN DE RESPONSABILIDAD en nuestra vida.


Así pues, atrevámonos a dar ese paso tan importante y trascendente en nuestras vidas: LA RESPONSABILIDAD TOTAL. Pero esta no es una responsabilidad con culpas y condenas, se trata más bien de una responsabilidad proactiva, amorosa y sin juicios y que nos coloca en automático en la posibilidad real de cambiar todo aquello que no nos gusta de nuestras vidas. Atrevámonos a reconocernos como los poderosos creadores de nuestra realidad y poder así co-crear todos juntos un mundo mejor: un mundo de lleno de luz, de paz, de abundancia, de salud, de amor, de belleza y de orden perfecto.


La vida representa una oportunidad magnífica para redescubrirnos a nosotros mismos como creadores. ¡Por eso estamos aquí!


No hay comentarios