Breaking News



3 Pasos Clave para Cultivar la Felicidad: La importancia de la toma de decisiones

felicidad-ley de atraccion

Por Deborah Fairfull

A lo largo de nuestra vida vamos a tomar muchas decisiones importantes. Tomamos decisiones acerca de nuestras relaciones, nuestro estilo de vida y nuestra profesión, por ejemplo. Sin embargo, la decisión más importante, que hemos de hacer, es la decisión de ser felices. Podemos decidir ser felices, independientemente de las circunstancias externas, que están a menudo más allá de nuestro control. Al cambiar la fuente de nuestra felicidad de afuera a adentro, podemos ser los amos de nuestro mundo.

La clave para lograr esta felicidad, es decidir que no habrá condiciones asociadas a nuestra felicidad. ¡Es posible ser feliz sin condiciones!

Por supuesto que todos queremos ser felices, pero la mayoría de nosotros ponemos condiciones a ello, como por ejemplo, que estaremos felices cuando consigamos el trabajo perfecto, la pareja perfecta, el auto nuevo o cuando terminemos nuestra carrera profesional.

Cuando hacemos el compromiso de ser felices, ahora mismo, aquí, hoy, estamos verdaderamente en camino de vivir la vida para la que hemos nacido. Cuando establecemos esta poderosa intención de ser felices transformamos cualquier desarmonía que experimentemos en sentimientos de alegría, paz y felicidad.

La intención de la felicidad incondicional, crea una mayor conciencia de todo lo que se interpone en el camino de nuestra meta. Las cosas tales como problemas sin resolver, las relaciones poco saludables o una carrera que no es nuestro verdadero propósito, serán muy obvias. Inicialmente, esto puede ser confuso ya que sentimos la discordia dentro. Sin embargo, esta es una maravillosa oportunidad de utilizar estos sentimientos, como la alquimia para conectar con nuestra verdadera fuente de la felicidad.


Tres pasos para la felicidad:



1. Siéntate con la incomodidad

En lugar de culpar a los demás, cuando sentimos fuertes emociones (por lo general de forma desproporcionada al evento), siéntate con el malestar. Fuertes sentimientos suelen ser indicativos de una carga emocional en torno a una situación. Esto puede ser muy físico, incluso podríamos sentirnos temblorosos o abrumados. Esta es una señal de que los sentimientos no resueltos de nuestro pasado, están saliendo a la superficie para su curación.

No hay necesidad de que analicemos o juzguemos, más bien, conectémos con esos sentimientos, en silencio, dentro de nosotros mismos y observemos nuestros sentimientos con el corazón abierto. Nuestra tendencia natural será la de apagar o reprimir los sentimientos incómodos. Sin embargo mantener nuestro corazón abierto, no importa qué, nos ayuda en la curación de esta parte de nosotros mismos, ¡para siempre! Con el tiempo sentiremos una alegría expansiva en nuestro corazón.

Los sentimientos son sólo sentimientos, no somos nuestros sentimiento. Es nuestra resistencia a nuestros sentimientos lo que crea nuestro dolor emocional. Dejar que nuestros sentimientos fluyan a través de nuestro sistema energético, nos permite permanecer conectados a nuestro estado amoroso natural, no importa lo que esté sucediendo en el exterior.

2. Toma decisiones sobre las cosas que impiden tu felicidad

Una vez que hemos procesado las emociones no resueltas, utilizando la técnica anterior, sin la distorsión de las emociones no resueltas, vamos a tener la claridad para saber lo que realmente está causando nuestra infelicidad.

La meditación es una herramienta maravillosa, para dejarnos ir más allá de la charla de la mente o ego (que no tiene su mejor interés en el corazón). Cuando estamos en un estado meditativo, podemos preguntar a nuestro corazón lo que necesitamos saber. Desde este lugar, vamos a recibir una respuesta de amor, que estará hecha a medida para nosotros mismos.

3. Habla y actúa en tu verdad, una vez que tu corazón te ha hablado

Esto nos permite fluir con la vida, en lugar de permanecer atrapados en nuestra triste situación actual. Cuando estamos quietos y escuchamos la poderosa fuerza de la vida dentro y luego actuamos en consecuencia, ¡nos dejamos ir hacia adelante en una dirección que nos hará felices!

Esto puede ser difícil ya que inicialmente nuestro corazón nos puede estar diciendo cosas que preferiríamos no saber. Sin embargo, nuestro corazón nunca nos puede engañar o dar respuestas malas, ya que es nuestro propio sistema de guía interna. Es posible que tengamos que cambiar de trabajo, trabajar en nuestra relación, hablar con un colega o hacer lo que sea que tengamos que hacer para nuestra propia felicidad.

La felicidad es posible cuando nos decidimos ser felices ahora. Con el tiempo nos damos cuenta que los momentos difíciles son parte de nuestra felicidad, cuando los abrazamos y dejamos que fluyan. Estos momentos ya no crean miedo dentro, ya que abrimos nuestros corazones y transformamos cualquier dolor o problema sin resolver en amor. Nosotros podemos permitir que nuestras vidas se desarrollen y desplieguen de una manera que nos conectemos con y experimentemos el pozo profundo de la felicidad, que reside dentro de todos nosotros mismos.


Fuente: http://www.finerminds.com

No hay comentarios