Breaking News



Tus Ángeles Guardianes y la Ley de Atracción

Tus Ángeles Guardianes y la Ley de Atracción

Cuando le dices al universo lo que quieres y tu comportamiento hace saber al mundo quién eres, tus ángeles guardianes ejecutan tus recados a través del tiempo y el espacio para hacer que la energía del universo trabaje para ti.

¿Sabías que tienes ángeles de la guarda? Todos los tenemos. Cuando estás inmerso en una ideología, identidad de grupo o pandilla antisocial tus ángeles de la guarda se mantienen alejados. En los momentos en los que sí tienes una visión, pero no tienes un sistema de creencias, tus ángeles guardianes toman la energía positiva para crear las posibilidades, las coincidencias y las oportunidades que definen el éxito.

Tus ángeles guardianes tienen que fusionarse, literalmente, con tu energía para ver tu potencial más profundo. La energía disonante es como un campo de fuerza que mantiene a tus ángeles de la guarda a la distancia -en cualquier momento que estás llevando demasiado enojo interno o el resentimiento está ocupando tu corazón, tus ángeles de la guarda son repelidos. Pero en los momentos en que te encuentras en paz y construyes una existencia pacífica y duradera, tus ángeles de la guarda no se pierden una milésima de segundo para trabajar en tu nombre, haciendo que las energías positivas fluyan de vuelta a ti.

Estas son algunas formas de invitar a tus ángeles de la guarda en tu vida con el fin de que puedan salir al universo y aprovechar la energía positiva en tu nombre.

Para y huele las rosas

El mundo material tiene muchas distracciones que ofrecen estimulación. Ya se trate de las brillantes luces de la gran ciudad o el chisme y el drama de una relación disfuncional, hay una miríada de formas para conseguir que prestes atención a nada que tenga que ver con tu desarrollo personal. Cuando puedes reducir al mínimo las distracciones materiales de tu vida cotidiana creas un espacio en el que tus ángeles de la guarda pueden ponerse en contacto con tu energía. Este no es un llamado a retirarte de la realidad o evitar los placeres ordinarios que nuestro mundo tiene para ofrecer. Sólo te tardas un momento para permitir que la paz pura surja. Encontrar ese momento puede ser tan simple como detenerte en medio de la rutina diaria y conectar con la paz interior. Para y huele las rosas, toma un momento para respirar el aire y sentir cómo se introduce en tus pulmones. Exhala sabiendo que estás dando a tus ángeles de la guarda la oportunidad de trabajar en el universo para bendecirte.

Déjalo ir

En muchas culturas y religiones, se dice que los ángeles han sido creados por la Divinidad para ayudar a los seres humanos. En los momentos de nuestra vida en los que estamos más indefensos y necesitados de energía positiva, insistimos en tomar un mayor control de las cosas. A medida que nuestro mundo se desmorona, la sensación de estar a cargo es una ilusión, ya que las fuerzas fuera de tu control abruman incluso al más capaz y poderoso. A menudo, dejando de lado tu estrés en momentos pico de tensión es la mejor estrategia que se puede adoptar. Deja ir y pide ayuda al universo. Tus ángeles de la guarda se apresurarán en este momento y os traerán beneficios desde el plano divino. Cuando te sueltas, se abre la puerta para que los agentes de la fuente divina, los ángeles, asuman el control y hagan su trabajo del día a día... trabajos que una vez terminados nos maravillamos y los vemos como milagros.

No lo sueñes; ¡haz que suceda!

Todos nacemos con la chispa de la divinidad. Tus ángeles guardianes buscan liberar tu potencial interno. Puedes acelerar las cosas al tomar medidas en pos de lo que quieres. Si realmente empiezas a crear las circunstancias de tu éxito, entonces es más probable encontrar el éxito -y tus ángeles de la guarda te entregarán el éxito porque tus acciones evidenciaron y revelaron claramente lo que querías.

Si estás buscando el amor, buscarlo de forma activa es una manera de traer las posibilidades a tu vida. Concéntrate en lo positivo de lo que encuentres -incluso una mala cita te permite entender más completamente lo que no quieres en un hombre o mujer. Al hacer tu parte, tus ángeles de la guarda podrán trabajar mejor para allanarte el camino al éxito.

No lo intentes; ¡comprométete y actúa!

Muchos de nosotros tratamos de lograr algo en vez de realmente comprometernos. Cuando tratamos, a menudo vamos en contra de lo que queremos. Tomamos clases y tomamos notas, pero nunca tomamos la determinación para dejar a un lado nuestros libros y simplemente hacer las cosas para las que hemos nacido. Si entiendes las reglas del juego, la única cosa que se interpone en tu camino de comenzar a jugar el juego de verdad es la decisión de ponerte o no de pie en el banquillo. Tus ángeles de la guarda no son entrenadores que te dan el permiso para entrar en el juego, son tus fans en los asientos del estadio animándote en voz tan alta y tan apasionadamente que todo el estadio pronto se deleita con cada acto tuyo hacia el triunfo.


Fuente: http://www.keen.com

No hay comentarios