Breaking News



Dinero, Deudas y Ho´oponopono

hooponopono-deudas

Por Juliya

Por alguna razón, cuando se trata de problemas de dinero, siempre hay situaciones de deuda que aparecen en la superficie. ¿Qué es lo que está pasando cuando debemos dinero o alguien nos debe dinero?

La primera reacción del individuo es la ira. La persona habla en voz alta cosas negativas hacia las personas o entidades financieras a las que debe el dinero o, en el mejor escenario está pensando malos pensamientos sin expresarlos en voz alta. Como se puede ver la explosiva agresión es la experiencia de muchos cuando se trata de deuda. ¡No hay paz en tu corazón!

Imagínate ser el dinero. Si eres el dinero ¿irías a la persona agresiva que destruye todo a su alrededor? ¿Qué pasa si la persona agresiva te trata mal? Al igual que el dinero sentirías miedo. Si yo fuera el dinero, yo no iría hacia una persona negativa y destructiva, o temerosa. Estoy segura de que no irías tú tampoco. Mantener tu distancia sería lo mejor, ¿no te parece?

¡Esta es una de las razones por las cuales el dinero se va lejos de una persona en lugar de quedarse con ella! Que debas o que alguien te deba son las memorias que están atascadas en ti!!! No tienes que buscar un culpable. No es necesario que te comas a ti mismo con críticas. Has sido creado perfecto de todos modos. La única cosa que no es lo ideal es la memoria que se ejecuta en ti.

El dinero está vivo como tú. Puede hablarte y tú a él también. Gracias a Ho'oponopono empecé a hablarle y a escucharlo.

Desde mi experiencia personal de hablar con el dinero puedo decir una cosa -que es abierto y se ofende al igual que los niños. Se comporta contigo de la forma en que te comportas con él.

Al principio, mis primeras conversaciones con el dinero eran frías. No me hablaba. Poco a poco la frialdad se fue derritiendo.

Yo y mi niña interior tenemos la costumbre de dar las gracias antes de ir a la cama. Nombro todo en mi mente mientras estoy dando mi agradecimiento. Tal vez me olvide de decir gracias al dinero, pero por suerte no es el caso de mi Unihipily (niña interior) que me recuerda: Di al dinero "¡Gracias!"


Fuente: http://hooponopono-miracles.com/

1 comentario: