Breaking News



¿Estás Abierto a Recibir?

ley-de-atraccion-permitir

Por Wendy Betterini

Ya sea que estés tratando de atraer una mejor salud, más dinero, al amor verdadero, más libertad, emoción, o cualquier otra cosa en tu vida, debes estar dispuesto a abrirte y recibirlo. De hecho, "¡recibir" es sin duda una de las habilidades más importantes que puedes desarrollar en la vida! Si no estás abierto, no puedes recibir las cosas que has estado tratando tan duramente de atraer y lograr.

Probablemente estés pensando, "¡Oh, yo estoy abierto! ¡Envío buenas vibras en todo momento y con mucho gusto acepto las cosas buenas!"

Pero estar abierto a recibir puede no significar lo que piensas que significa. Puedes pensar que estás abierto a recibir, pero por dentro es posible que estés cerrado, y negándote a aceptar las cosas que quieres.

¿Cómo puedes saber si no estás abierto a recibir? 

Aquí hay tres pistas: 

Te sientes desconectado y vacío.

Perpetuamente puedes encontrarte en un estado de que no puedes tener las cosas que quieres tener, con ganas de seguir adelante, pero sintiéndote atascado, solo, perdido, vacío, y despojado. Puedes sentirte como si nadie se preocupara por ti, ¡y el universo ciertamente no lo hará! Puedes sentir como que pides constantemente al universo en busca de ayuda, pero esa ayuda no parece venir. 

Te sientes incómodo con los halagos, los regalos y los cumplidos.

¿Cómo reaccionas cuando alguien te da algo maravilloso, que te elogia por un trabajo bien hecho, o te da un regalo inesperado? ¿Lo aceptas con gusto, o enrojeces, tartamudeas, y dices que posiblemente no podrías aceptarlo? Puedes pensar que estás abierto a recibir las cosas que realmente quieres, y que esto no tiene ninguna relación con tu incapacidad para aceptar un cumplido, pero te aseguro que, ¡hay una GRAN relación! Esa incomodidad que sientes cuando alguien intenta darte algo agradable es una clara señal de que no estás abierto para recibir -no sólo los cumplidos y halagos, sino las cosas materiales también. 

Nada bueno está apareciendo para ti. 

Toma un momento ahora mismo para pensar en la última vez que algo realmente maravilloso te pasó. ¿Puedes recordar lo que era, y cuando sucedió? Si cosas maravillosas no te han ido sucediendo desde hace algún tiempo, es porque no estás abierto a ellas. Cuando digo "cosas maravillosas," estoy hablando de grandes oportunidades, personas interesantes, divertidas sorpresas, y otras experiencias agradables. 

Puedes estar pensando: "Bueno, estas cosas no me han sucedido para mí porque no he estado tratando de hacer que sucedan. He estado muy ocupado, no me estoy centrando en esas cosas."

¡No! Cuando estás abierto a recibir, estas cosas suceden de manera espontánea. ¡No tienes que buscarlas y centrarte en ellas! Simplemente pasan y ya. Te encuentran a ti, no al revés. Si eso no es lo que ocurre, significa que estás cerrado en algún grado.

Por lo tanto, si piensas que estas tres pistas se aplican a ti y no estás abierto a recibir, ¿qué hacer ahora? ¿Cómo puedes empezar a estar más abierto a recibir?

El abrirte a recibir, no se trata tanto de lo que haces, sino que se trata de tu forma de pensar. Es una actitud, un estado emocional, una intención, una creencia. Se necesita práctica, pero sin duda no es difícil de hacer ese cambio interior.

Lo primero que hay que hacer es revisar tu intención. Sí, ¡es necesario tener la intención de estar abiertos a las cosas buenas!

Puede que ni siquiera te des cuenta, pero en el fondo es posible que te resistas a las cosas buenas -¡a todas esas cosas maravillosas que deseas! Es posible que tengas un poco de charla mental que va más o menos así:

"Me gustaría poder tener más _______ (dinero, éxito, buena salud, etc.), pero no puedo. No me lo merezco. No tengo derecho a pedir más. Hay muchas personas en el mundo que no tienen ni que comer y yo pidiendo tener más. Yo debería ser feliz con lo que tengo".

Cuando se piensa de esa manera, ¡se está creando una profecía que se cumple! Siempre estarás recibiendo sólo las cosas que te permites recibir.

Lo repito:

Siempre estarás recibiendo sólo las cosas que te permites recibir.

Comienza a darle la vuelta a eso y afirma con firmeza: 

"Me doy permiso para recibir más _______. Me lo merezco. Tengo derecho a ello. Yo no tengo que hacer nada más que aceptarlo. Tengo la intención de empezar a recibir más ¡y estoy dispuesto a empezar a recibir más!"

Cuanto más te digas esto, más vas a aflojar tu resistencia para que empieces a permitir más abundancia y plenitud en tu vida.

Comprométete en este momento a trabajar en esto diariamente. Empieza a practicar el estar abierto a recibir. Cuanto más lo practiques, más fácil te será conseguirlo, y más fácil las cosas buenas fluirán a tu vida.

¡Te deseo inmensa abundancia en cada área de tu vida!

No hay comentarios