Breaking News



¿Por qué Trump es mi Maestro y Gurú?

mujer-reflejo

Por Paul Sutherland

Cuando Donald Trump apareció en la escena política parecía una broma, pero ahora la broma está en nosotros. Es un constructor de muros y un traficante de odio en un mundo que necesita desesperadamente derribar paredes y terminar el odio por nuestra propia supervivencia. ¿Cómo pasó esto? ¿Qué hacemos? ¿Está asumiendo el control el mal? ¿Ha muerto el amor?

Si Donald Trump ha hecho una gran cosa, es que ha puesto estas grandes preguntas frente a nosotros -y nos ha hecho como estadounidenses mirarnos a nosotros mismos. Trump está jugando a nuestros miedos, nuestra codicia desbordante, y nos vende un esquema de que podemos ser ricos como él. Sólo votando por su evangelio de la prosperidad no compasiva, el aislamiento, la explotación, gritando por la oposición, y rechazando a aquellos que son ignorantes, confiados, o diferentes. Y lo está haciendo de una manera que es interesante. Leí una afirmación de que los amantes de Trump lo escuchan una hora al día, mientras que aquellos que lo detestan lo escuchan durante dos horas, porque es muy indignante.

Así que el Sr. Trump lo que quiere es llamar la atención, y en un mundo en el que no hay mala prensa, ni mala publicidad, cualquier cosa que promocione su nombre lo convierte en el centro de atención. ¡Por lo que debe estar haciendo algo bien!

Lo que está haciendo es que nos permite echar un vistazo largo y duro a nuestra "fealdad" como país, como democracia, como pueblo y como individuos. Liberales o conservadores, cristianos o musulmanes, homosexuales o heterosexuales, honestos o torcidos -Trump es un espejo para ver nuestra fealdad. Y nuestra fealdad es bastante. No podemos pasar por alto sus declaraciones y lo que dicen de nosotros.

ML King Jr. dijo: "Nuestras vidas empiezan a terminar el día en que guardamos silencio sobre las cosas que importan." Y una mirada seria a nuestro país muestra que estamos en silencio sobre las cosas que realmente importan. Pasamos de largo la pobreza, la injusticia, el racismo, el odio y el mal mientras caminamos a nuestra clase de yoga, vamos a la cooperativa por un café con leche orgánica, y meditamos cada mañana en la felicidad. Nosotros, que estamos en el movimiento espiritual, somos a menudo indiferentes, ignorantes, apáticos o guardamos silencio acerca de lo que realmente importa.

Muchos de los que no están en silencio, dicen que "la conciencia cambia las cosas." No es así. Einstein nos enseñó: "Nada sucede hasta que algo se mueve." La conciencia no es movimiento. Las acciones son las que cambian las cosas. Las intenciones dedicadas no cambian las cosas. Hace casi 2.000 años, el sabio Simeón ben Gamliel se acreditó con la enseñanza, "No se debe confundir la charla con la acción. La lástima no llena el estómago. La compasión no construye una casa. La comprensión no es sin embargo la justicia." Sus palabras suenan verdad hoy en día, tal vez incluso más que cuando las pronunció.

El mensaje de Donald Trump para nosotros es claro: "Oye, ahora que te he mostrado tu fealdad, tu hipocresía, tu propia intolerancia de dos caras," ¿Qué vas a hacer al respecto?"

Tenemos que admitir que tenemos dentro de nosotros toda la belleza de Santa Teresa, Jesús, Buda, o Malala Yousafzai, y toda la maldad de Hitler, Kony, o Pol Pot. Al igual que en la historia de los dos lobos, nuestra pregunta es siempre, "¿Cuál lobo elegimos para comer?"

¿Por qué decimos, "No soy un intolerante", pero en silencio criticamos a nuestros amigos nacidos en otro país, pensamos que son un poco fanáticos o que les lavaron el cerebro? ¿Por qué decimos, "¡Me importa el medio ambiente!", y destruimos áreas verdes para construir nuestras casas, comemos lubina orgánica traída desde la Antártida, y pasamos con indiferencia ante el sufrimiento de los que no tienen hogar o poca comida? ¿Somos capaces de ver nuestra propia fealdad? Y si lo hacemos, ¿podremos cultivar un comportamiento adecuado y vivir realmente una vida espiritual minimizando nuestro feo comportamiento?

El monje budista y ex columnista de S&H Geri Larkin escribió, "¡El sufrimiento existe! Podemos hacer algo al respecto. Podemos vivir una vida espiritual." Estas palabras nos hacen reflexionar: ¿Dejaremos que Donald Trump pase con nuestra indiferencia?

¿Está asumiendo el control el mal? ¿Ha muerto el amor? ¿Podrá ganar el amor? SÍ es la respuesta a las tres preguntas.

Donald Trump es un gurú, un maestro mucho más hábil que cualquiera que he conocido. Él nos ha hecho mirarnos a nosotros mismos tal y como somos, nos ha mostrado nuestro auto-engaño, nos ha mostrado que podemos mejorar, y nos ha llamado a la acción. Pero mi pregunta para ti es simple: ¿Vas a aceptar tu fealdad y a elegir vivir una vida verdaderamente espiritual en acción? 

***

Paul Sutherland no va a votar por su gurú, Donald Trump. En su lugar, él está viviendo en Uganda, enseñando a la nueva generación de jóvenes allí para aceptar su propia "fealdad" y girar a intenciones positivas y acciones positivas.

Fuente: http://spiritualityhealth.com/

No hay comentarios